Pásate al MODO AHORRO

La declaración de La Naval como Patrimonio Industrial paraliza la compra de los terrenos

La adjudicataria VGP tenía previsto formalizar el contrato antes de que terminara este mes, pero se está a la espera de que se resuelvan las alegaciones presentadas a la propuesta del Gobierno para proteger parte del astillero

Imagen de la Naval de Sestao. / EFE
Imagen de la Naval de Sestao. / EFE

La compra de los terrenos del antiguo astillero La Naval de Sestao por parte de la belga VGP sufre un nuevo retraso. Aunque la idea de la empresa de logística era firmar el contrato de compra a finales de este mes de noviembre, en este momento todo el proceso está paralizado a la espera, entre otras cuestiones, de que se resuelvan las alegaciones presentadas a la propuesta del Gobierno para declarar parte de las instalaciones como Patrimonio Industrial.

Estas alegaciones para las que no hay de momento fecha de resolución alargarán aún más un proceso ya de por sí lento por los problemas para ultimar la liquidación dentro del proceso concursal, y los recursos presentados en la juzgado en contra de la adjudicación a VPG de los terrenos, alguno de ellos aún por resolver,

El Ejecutivo vasco publicó el 1 de octubre en el BOPV la resolución por la que inicia el proceso para declarar patrimonio industrial parte de las instalaciones.
Entre los elementos que se declararán como conjunto monumental se encuentra la pasarela peatonal, cuyo primer tramo se construyó en 1916 a manos de la Sociedad Española de Costrucción Naval para facilitar el acceso del personal al recinto fabril desde el casco urbano de Sestao. También está el pabellón de comedores y botiquín, las oficinas generales, que datan de 1956, la central eléctrica que constituye uno de los edificios fundacionales y el taller de maquinaria y calderas. El segundo grupo de bienes lo integra el entorno de dos diques secos. Uno de ellos levantado en 1888, por la empresa Astilleros del Nervión y otro construido durante la segunda fase de modernización del astillero, hacia 1956.

La Asociación Vasca de Patrimonio Industria y Obra pública  considera que es insuficiente, por lo que ha presentado una serie de alegaciones al proyecto y hasta que se resuelvan afimativa o negativamente, no podrá seguirse adelante con el proceso, ya que la protección patrimonial condiconará en cierto modo las actuaciones que las empresa compradora pueda hacer sobre el entorno.

En concreto, esta asociación que preside Javier Puertas quiere que se incluyan dos naves fundacionales de finales de 1880 que son las más antiguas que se conservan en Euskadi, y también de España. "Son unas naves que conservan su estructura metálica original y cuyo precursor fue el Astillero Nervión".  Además, han incluido otros elementos como alguna  maquinaria que, por no estar protegidos por la resolución emitida por el Gobierno vasco, se están vendiendo ya mediante subasta dentro del proceso de liquidación de la compañía.

Este no es el único obstáculo para que los nuevos negocios que se instalen en los terrenos de La Naval arranquen de forma definitiva, ya que queda pendiente la resolución de algún recurso presentado por Marina Meridional contra la adjudicación a VGP, aunque hasta ahora el juzgado ha fallado a favor de la belga en todas las resoluciones.

Mientras tanto, VGP está en conversaciones discretas con las empresas interesadas en instalarse en los terrenos, bien mediante compra o en alquiler,  ya que un 51% de los terrenos  tiene que destinarse a usos industriales para cumplir la normativa del Ayuntamiento de Sestao. Además de las que ya anunciaron su intención de continuar con la construcción de barcos -Marina Meridional y A&M- la consejera Arantxa Tapia desveló en el Parlamento vasco que hay "más de uno y de dos proyectos" interesados en instalarse,  entre ellos algunos dedicados a la eólica 'offshore'.

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados