Pásate al MODO AHORRO

El esfuerzo inversor de Solarpack mantiene cerrado el reparto de dividendos

La compañía vasca destinará una inversión de hasta 2.000 millones para desarrollar pedidos de hasta 8GW de potencia

Parque de placas fotovoltaicas. EP
Parque de placas fotovoltaicas. EP

La compañía vasca experta en diseño, construcción y explotación de plantas fotovoltaicas ha celebrado esta mañana Junta de Accionistas para aprobar sus cuentas del 2020 y su plan estratégico que contempla una inversión de entre 1.500 y 2.000 millones para dar respuesta a una cartera de pedidos de hasta 8 GW en 2026 y poder tener en marcha instalaciones solares por una potencia de 4GW. Se trata de un esfuerzo inversor que, como ha explicado el presidente ejecutivo de Solarpack, Ignacio Artázcoz, requerirá "reinvertir toda la caja y no repartir dividendos". Las cuentas del pasado 2020 presentaron unos resultados antes de impuestos y financiación (ebitda) de 64 millones de euros, lo que supuso un 177% más que el año anterior. Si bien, el beneficio neto fue de 10,4 millones, un 12% menos que los 11,9 millones de 2019 a los cerca de 4 millones que se destinaron a costes de financiación. En este 2021, la compañía afronta el reto de duplicar su capacidad de generación energética a través de sus parques solares. Su estrategia de no sólo construir, sino explotar las plantas de generación eléctrica tomando porcentajes de participación de PPA le ha permitido afrontar el objetivo de multiplicar por cuatro los 252 MW instalados en 2019 para alcanzar el gigavatio a finales de este año.

Gran esfuerzo inversor confiando en la demanda del mercado

El plan de crecimiento contempla tener a finales de 2023 una cartera de proyectos en operación y construcción de entre 1,8 GW y 2 GW, y su tendencia apunta a cerca de 4 GW a finales de 2026. Para ello, cuenta actualmente con una cartera de proyectos en desarrollo por un total de 8,1 GW diversificados geográficamente. Todo ello supondría una inversión entre 1.500 y 2.000 millones de euros. Para poder financiarlos, la compañía tiene previsto reinvertir su generación de caja operativa, financiarse con deuda de proyectos, así como con su capacidad de apalancamiento a nivel corporativo. Se trata de un gran esfuerzo inversor que exigirá a Solarpack seguir empleando los recursos del mercado de valores. Con ese objetivo, los principales propietarios, la familia Galíndez, Pablo Burgos y el fondo Onchena de la familia Ybarra Careaga vendieron a principios de año 100 millones de euros en acciones para aumentar así el free-float (parte del accionariado que cotiza libremente en Bolsa).

Los directivos de la compañía confían en que este esfuerzo inversor se pueda recuperar rápidamente gracias a la evolución de las ventas de energía en el segmento de mercado de compradores privados apoyados en la creciente demanda de las energías renovables. En este sentido las normativas europeas y la recientemente aprobada en Estados de Unidos para reducir las emisiones de CO2 siguen abriendo oportunidades para el crecimiento de la energía fotovoltaica. Los países para desarrollar el crecimiento siguen siendo en los que Solarpack tiene ya presencia: España, Estados Unidos, India y Latinoamérica

 

Destacados
Lo más leído