Pásate al MODO AHORRO

La dirección del IMQ llega 'tocada' a la junta frente a la posición reforzada de Ademi y Montepío

Los médicos contrarios a la venta a Adeslas pedirán un cambio en el consejo de administración y recuerdan que la venta supondría un "cambio radical" en el modelo del Igualatorio

Clínica IMQ Zorrozaurre. / EP
Clínica IMQ Zorrozaurre. / EP

La sentencia del juzgado número 1 de lo Mercantil de Bilbao conocida este lunes que mantiene el blindaje del IMQ frente a una OPA, es decir, el derecho de veto del Montepío, supone un fuerte golpe para la actual dirección de la institución en las vísperas de la Junta General de Accionistas que se celebrará este miércoles y a la que el consejo de administración llega 'tocado'.

El fallo del juzgado pone en cuestión la actuación de la dirección, y eso debilita su posición ante la Junta, en un momento en el que Ademi -la asociación  de médicos contrarios a la venta a Adeslas- va a pedir precisamente un cambio en el Consejo de Administración. El juzgado, además, mantiene al Montepío como asociación determinante para que salga adelante o no la propuesta de compra por parte de Adeslas, -la apuesta de la actual dirección- al mantener su derecho de veto.

La de este miércoles es quizá la junta de accionistas más importante a la que se enfrenta el IMQ en los últimos años, porque en cierto modo está en juego su modelo de futuro.

Los socios deberán decidir entre dos propuestas:  la de la dirección, que apuesta por secundar la oferta de Adeslas, la entidad de Caixabank y MutuaMadrileña, que propone pagar los paquetes accionariales por 255.000 euros, dejar la sede social en Bizkaia, no superar el 50% del accionariado de la aseguradora -cuenta ya con el 45%- y usar recursos ajenos al Igualatorio para aumentar su participación en el IMQ; y la de Ademi, agrupación de médicos contrarios a esta oferta, que quieren que el IMQ siga estando controlada por los médicos y se niega a una venta "acelerada" a Adeslas. En su propuesta elevan ligeramente la oferta económica de Adeslas en 5.000 euros por cada paquete accionarial, hasta los 260.000 para los accionistas que desean vender que se agrupan en el PAI. Para este pago defienden el uso de los recursos de la entidad para comprar las acciones de los que quieran vender. Y además, su oferta de futuro pasa por un cambio en la dirección, que se ve reforzada con la sentencia.

En la sentencia, el juez Marcos Bermúdez desestima el recurso de uno de los médicos del PAI contra el blindaje, pero, además,  cuestiona al actual consejo de administración de IMQ por su  decisión de "allanarse" ante la impugnación, ya que el blindaje ante posibles OPAs la tomó la anterior dirección. Con el cambio en consejo  decidió "allanarse", y retirarse  de la impugnación, una cuestión  que el juez considera que "perjudica a Montepío", la sociedad que gestiona las EPSV de los accionistas.

"Control indiscutible" de Adeslas

Ademi señaló ayer por la tarde, tras conocer la sentencia, que la decisión del juez es la consecuencia "de la gestión impositiva, no dialogante, realizada por el Consejo de Administración de la sociedad hasta la fecha, alejada de la pluralidad y diversidad de sensibilidades de los médicos accionistas de IMQ". 

Tras reiterar que votará en contra de la propuesta de Adeslas desde Ademi reiteran que la aprobación de la propuesta de Adeslas "supone un cambio radical. A medio o largo plazo Adeslas se haría con un control indiscutible".

Y como muestra de buena voluntad, anuncia el "desistimiento en el procedimiento de impugnación de determinados acuerdos de la Junta de Accionistas celebrada el 23 de octubre de 2021", con la intención de "iniciar una nueva etapa en la gestión de IMQ", que pasa por la elección de un nuevo consejo.

"No se garantiza el modelo IMQ"

Clarificadas las posturas de la dirección y de Ademi, a favor y contra de la propuesta de Adeslas, está por ver cuál es la postura que toma Montepío, la sociedad de las EPSV, y que mentiene intacto su derecho de veto gracias al juzgado.

Algunas fuentes señalan que Montepío no ejercería ese derecho y se sumará a lo que decida la mayoría de los socios, pero, dicho esto, la sociedad explica en un comunicado interno que a propuesta de Adeslas  "no garantiza la continuidad de las aportaciones en el futuro" de las EPSV y "sobre todo no garantiza la continuidad del Modelo del IMQ. Como consecuencia de ello, queremos transmitiros nuestra opinión negativa sobre la misma".

La sentencia abre ahora, además, un periodo de incertidumbre desde el punto de vista judicial, al margen de que Montepío ejerza o no el derecho de veto. De entrada es posible el recurso, por lo que se mantiene abierta la judicialización, algo de lo que quería huir Adeslas, por lo que la venta se complica un poco más.

La junta de mañana miércoles será un complicado juego de tronos.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados