Pásate al MODO AHORRO

Dirección y sindicatos de Tubacex buscan la forma jurídica para salvar el acuerdo

El juzgado no homologa las bajas voluntarias, parte fundamental del acuerdo con el que se puso fin a la huelga, y que comprometía la retirada del recurso de la empresa ante el Supremo

Producción de una de las plantas de Tubacex. /CV
Producción de una de las plantas de Tubacex. /CV

Dirección y sindicatos de Tubacex buscan alternativas que den seguridad jurídica a las bajas voluntarias pactadas en el acuerdo con el que se puso fin a la huelga, después de que el juzgado de lo social haya paralizado la homologación del mismo, al no estar firmado por todos los sindicatos que recurrieron el ERE.

La Sala de lo Social que dirige Garbiñe Biurrun ha frenado la convalidación del acuerdo al plantear dudas sobre el encaje jurídico de parte del mismo, en concreto sobre las condiciones de las salidas voluntarias, tal y como ha publicado Crónica Vasca

Dicho acuerdo no está suscrito por todos los sindicatos, ya que solo lo firmaron ELA, CCOO y el Sindicato Independiente, mientras que LAB y STAT no lo secundaron.

Al partirse de un ERE que el juzgado había declarado nulo, después de estar recurrido por todos los sindicatos, el tribunal entiende que se introducen cambios sustanciales que requieren de unanimidad de las partes.

De hecho, el artículo 246. 2 de la Ley reguladora de la Jurisdicción Social establece que "la transacción en el proceso de ejecución deberá formalizarse mediante convenio, suscrito por todas las partes afectadas en la ejecución y sometido a homologación judicial para su validez".

De esta forma, se necesitaría que los sindicatos LAB y STAT firmaran la homologación del acuerdo, algo que parece que no están por la labor de aceptar, después de que sus respectivas asambleas decidieran no firmarlo en su día por no estar de acuerdo con las condiciones que se fijaban en el mismo. Ayer mismo, CCOO instaba a las partes a través de un comunicado a que "favorezcan la homologación pendiente", en clara alusión a los sindicatos que no han firmado.

Así las cosas, y sin esta homologación por parte del juzgado, los 57 trabajadores que se han acogido a las bajas voluntarias no podrían tener la misma consideración jurídica ni fiscal que los afectados por esta medida en el marco de un ERE, ya que el expediente de regulación de empleo de Tubacex se ha considerado nulo. Algo que está obligando a los servicios jurídicos de la empresa y de los sindicatos firmantes a buscar otras vías jurídicas alternativas para que estos trabajadores no se queden sin las ventajas fiscales y sin la prestación por  desempleo que a la que se accede si las baja voluntaria está enmarcada en un ERE.

La noticia cogió ayer por sorpresa a muchos trabajadores de Tubacex, que se enteraron a la vez de que puede peligrar las bajas que ya tienen apalabradas con la empresa, y de que el recurso ante el Tribunal Supremo sigue adelante, en tanto en cuanto no se pueda poner en marcha el acuerdo firmado con el que se zanjó el conflicto.

Voluntad de que el acuerdo salga adelante

Está por determinar cuál será la fórmula para salvar este inconveniente judicial, pero parece que las partes tienen clara voluntad de que el acuerdo salga adelante. La homologación por parte del juzgado era la vía más fácil y rápida.  Ahora están en el proceso de buscar otras.  

Algunas fuentes señalan que una de las formas a estudiar podría ser la tramitación de las bajas de forma individual, pero ese puede ser un procedimiento que se alargue demasiado en el tiempo, ya que de hacerlo de forma conjunta podría entenderse como un despido colectivo.

Otras fuentes apuntan a la posibilidad de que se llegue a otro acuerdo extra judicial, y que podría salvar las posibles reticencias de la empresa a que en el juzgado no quede registrado el acuerdo  antes de que se proceda a la retirada del recurso ante el Supremo. Porque lo cierto es que hoy por hoy, el ERE sigue anulado y recurrido ante el TS.

 

Archivado en:

Destacados