Pásate al MODO AHORRO

La distribución vasca se queda fuera del PERTE agroalimentario pese a las peticiones de Eroski

La cooperativa de Elorrio, Uvesco, la restauración y sus distribuidoras se quedan fuera de un dinero europeo al que sí podrán acceder otros sectores como la industria del tabaco

Nuevo supermercado Eroski en Lakua. / EROSKI
Nuevo supermercado Eroski en Lakua. / EROSKI

"Es peligroso" llegó a afirmar Markaide en plena tramitación del PERTE de automoción -que ha sonreído en su resolución provisional a Mercedes, SAPA, Irizar y Fagor-, pero los temores de Eroski se han confirmado con las bases del PERTE agroalimentario ya publicadas: las cadenas de distribución se quedan fuera del grueso de los Next Generation. No podrán acceder porque así lo explicita la orden del Ministerio de Industria publicada este lunes. En el anexo de empresas que podrán acceder recoge de forma clara el descarte de la distribución: "No podrán ser elegibles las actividades desarrolladas por operadores logísticos, las realizadas por el sector de la distribución, así como las correspondientes al sector primario o del canal de Hoteles, Restaurantes y Cafeterías", aclara el Gobierno central en los anexos de la orden del PERTE, publicados ayer junto a las bases de los fondos europeos del sector naval.

Edificio del Grupo Uvesco / EP
Edificio del Grupo Uvesco / EP

Habrá que ver cómo se reorganiza la distribución vasca -un sector importante para la economía de Euskadi y atractivo para inversores externos como demuestra la entrada de PAI Partners en Uvesco-, pero sin dinero de Bruselas una de las piezas fundamentales de la cadena de valor se queda fuera del dinero para transformarla. Aunque portavoces de Eroski rechazan hacer un pronunciamiento que dejan en manos de las patronales del sector, el anterior presidente de la compañía -Rosa Carabel ya maneja las riendas de la cooperativa de Elorrio- dejó encima de la mesa en una de sus últimas apariciones públicas las dudas en torno a la transformación del sector agroalimentario en un momento clave para una Europa que busca una mayor autonomía energética, pero también alimentaria. En un foro organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección junto a Deloitte, Markaide advirtió ya en mayo de la insuficiencia del presupuesto -1.800 millones de euros- para guiar a la alimentación hacia el futuro "para una cadena que tiene 30.000 empresas". "No han puesto dinero suficiente y tienen que sacar a alguien: al que menor coste político tiene", remató Markaide.

El guante de Markaide fue recogido por Raül Blanco en su última visita a Euskadi alegando que habría que esperar estas bases ahora publicadas, pero dejando claro que el eje del proyecto debería ser "industrial", con una clara referencia a una actividad, la de la distribución, terciaria. "No es tanto en que el sector de la distribución entre como en que actividades industriales de digitalización que se realicen más allá del perímetro industrial se incluyan dentro de las actividades beneficiarias del PERTE", afirmó entonces Blanco desde Bilbao.

Un repartidor deja refrescos en un bar / Europa Press
Un repartidor deja refrescos en un bar / Europa Press

También se queda fuera el universo de la restauración

BM y Eroski son las caras más visibles de esta decisión de Industria, pero no serán las únicas que se verán afectadas por la nueva orden del Ejecutivo central. Fuera quedará también todo el sector de la restauración y la distribución ligada a ellas -con alianzas como la recientemente formada por Artetxe y el grupo Celedón junto a otras empresas del país en 'Servicios Gastronómicos Gourmet'-, además de cadenas hoteleras mientras industrias como las del tabaco paradójicamente sí podrán entrar al PERTE agroalimentario.

Destacados