Pásate al MODO AHORRO

Empleados de Tubacex colocan una barricada de fuego en la planta de Amurrio

Los ERTE por parte de la empresa se pondrán en marcha a partir del 16 de abril, plazo previsto en la reunión de hoy en la que las condiciones no se han modificado, continúan siendo fijas y sin complementos

Piquete de Tubacex en Amurrio (@ErnaiAiaraldea)
Piquete de Tubacex en Amurrio (@ErnaiAiaraldea)

Varios trabajadores de Tubacex han sido identificados esta mañana por la Ertzaintza después de que empleados del fabricante de tubos colocaran una barricada de fuego junto a  la planta de Amurrio (Álava). Para hoy había prevista una reunión en la que se iba a tratar el número de ERTE que la empresa finalmente iba a realizar, sin embargo, antes de este encuentro se ha producido esta protesta para dificultar e impedir la reunión, que se está celebrando ahora y que determinará nuevas directrices para el futuro de los trabajadores. 

Según el Departamento de Seguridad los hechos han ocurrido esta mañana alrededor de las diez cuando los trabajadores, en huelga indefinida por los despidos planteados por la empresa, han colocado diversos objetos sobre la carretera junto a la portería de la planta de Tubacex en la localidad alavesa. Posteriormente, han prendido fuego a la barricada y han cortado el tráfico en ese punto, donde los trabajadores han realizado una sentada. Al lugar se han desplazado Bomberos, que han sofocado el fuego, y recursos de la Ertzaintza, que han identificado a varios de los participantes en la protesta.

La barricada se da por el contexto de la huelga indefinida en la que se encuentran los trabajadores ante la situación de despidos que proponía Tubacex. El pasado 18 de marzo la empresa daba a conocer el dato de que finalmente despediría a 95 trabajadores de sus plantas en Llodio y Amurrio, frente a las 150 que tenía prevista en el ERE. Además, las bajas voluntarias aumentaban de 12 a 22 en la empresa y 12 personas de la compañía se prejubilaban. Ante esta situación la negociación entre la dirección y el comité finalizó la semana pasada sin éxito y sin un acuerdo para los 800 trabajadores de ambas plantas. 

En un principio la dirección de Tubacex planteó un ERE con 150 despidos, aunque posteriormente redujo la cifra a 136 y después a 124. Finalmente los trabajadores despedidos serán 95 mientras que al resto de la plantilla se les aplicará un ERTE. La empresa justificaba los despidos en la necesidad de reducir en un 20 % el coste de personal, el equivalente a 500 puestos de trabajo en todas las plantas del grupo, de los cuales 150 correspondían a las plantas vascas. Todo ello debido a "problemas estructurales por la crisis del principal sector al que van destinados sus productos: petróleo y gas", lo que provocó "una caída de la cartera de pedidos".

Archivado en:

Lo más leído
Destacados