Pásate al MODO AHORRO

Las empresas líderes en Euskadi a la cola de sus competidores internacionales en materia de patentes

Instituto Vasco de Competitividad destaca los propósitos de las patentes entre ellos, proteger una invención que puede otorgar una ventaja competitiva

Sede de la Oficina Europea de Patentes (OEP) en Munich. /EP
Sede de la Oficina Europea de Patentes (OEP) en Munich. /EP

Las empresas vascas "deben tomar acciones más firmes para establecer y defender una ventaja competitiva", potenciando su actividad patentadora. Es la principal conclusión del estudio en actividad innovadora y patentadora del Instituto Vasco de Competitividad, Orkestra, en el que analiza la inversión en I+D, lanzamiento de primicias y actividad en materia de propiedad intelectual de los líderes internacionales en nichos de mercado del País Vasco, empresas con un producto estrella entre la primera y tercera posición a nivel mundial en su género y que obtienen como mínimo un 50% de su facturación del comercio exterior.

"Que las empresas no registren patentes, no quiere decir que falte I+D ni calidad en las invenciones, pero muchas no tienen institucionalizados unos procesos que les lleven a considerar el registrar o aplicar algún tipo protección sobre sus resultados", explica el investigador principal del área de Internacionalización y Servitización en Orkesta, Bart Kamp, "creo que el mensaje es que se debe potenciar la cultura en relación a la propiedad intelectual porque no siempre se hace un balance justo entre los pros y los contras para proteger las invenciones". 

De hecho, las empresas analizadas superan ampliamente las medias europeas en inversión I+D+i con un promedio del 4% en su facturación y también en el lanzamiento de primicias, la mayoría más activas en comparación con sus rivales directos. En el ámbito de solicitudes de patentes, sin embargo, casi tres cuartas partes muestran una actividad altamente inferior al de sus principales competidores en el ámbito internacional. 

Menor discrección y mayor coste entre los motivos para no patentar

Entre los motivos para no patentar, muchas empresas relativizan la relevancia de las patentes en sus sectores. "Es una comparativa entre las empresas en cuestión en sus mercados y sus competidores directos, y estos últimos se vuelcan más en el tema de solicitud de patentes, precisamente por esta comparativa directa con puntos de referencias relevantes, debilita este argumento", explica Kamp. Las hay, por otra parte, que no quieren revelar más de la cuenta, llevando a una situación de protección jurídica algo que tecnológicamente e industrialmente queda al descubierto. Otras señalan un elevado coste y otras la eficacia de otros mecanismo de protección como son marcas, modelos o diseños industriales. 

En paralelo, desde Orkesta destacan los propósitos y ventajas de las patentes:  "Tal vez el más importante es el de proteger una invención que puede otorgar una ventaja competitiva. Las patentes forman una barrera que impide que los competidores la imiten, por lo tanto, pueden ayudar a prolongar una ventaja y a defender o acotar un espacio de mercado". Por otro lado, señala, "las patentes sirven para demostrar la seriedad con la que una empresa juega en su 'liga', refuerza una imagen de profesionalidad y de capacidad para gestionar sus intangibles".

Por último, Kamp recuerda el efecto sobre su valorización y la posibilidad de generar fuentes adicionales de ingreso si se aplican fórmulas como el licenciamiento sobre sus patentes. "Las empresas industriales vascas son sumamente metódicas en la optimización de sus procesos, gestión de calidad, y referentes en la obtención de estándares ISO, pero no lo vemos en el ámbito de la propiedad intelectual", explica Kamp, "si observamos que las empresas exitosas tienen margen de mejora, en el resto ese margen es aún mayor". 

Más de 2.000 patentes en lo que va de siglo 

En lo que va de siglo, el número de solicitudes de patente ante la EPO (European Patent Office) por parte de empresas vascas se sitúa entre 2.400 y 2.700. Durante el mismo periodo, los 30 líderes de nicho analizados han introducido casi 600 solicitudes, cerca de una cuarta parte del total. Durante el siglo, su actividad en esta materia ha sido variable, el estudio refleja una alta concentración de actividad patentadora en unas pocas empresas, y líderes de nichos como Ormazabal, Loramendi o Etxetar han patentado cada vez más en los últimos años.

En este sentido, el informe apunta a la necesidad de acción pública con medidas más firmes para la protección de sus invenciones y apoyarles en sus estrategias de gestión de propiedad intelectual. "Creo que las instituciones tienen un papel importante a la hora de fomentar esa cultura, abrir los ojos a las empresas y dar un tipo de herramienta o apoyo para que las empresas tengan un soporte. Hay que acercar, crear más puentes entre la empresa industrial y servicios empresariales en materia de patentes", concluye. 

Lo más leído
Destacados