Pásate al MODO AHORRO

Las empresas reclaman "seguridad jurídica" ante las interpretaciones judiciales sobre los despidos

Cebek reclama "estabilidad institucional" pero también "flexibilidad laboral y organizativa" para la recuperación de las empresas

Iñaki Garcinuño y Francisco Javier Azpiazu (Cebek).EP
Iñaki Garcinuño y Francisco Javier Azpiazu (Cebek).EP

Las empresas reclaman "seguridad jurídica" porque la tesis de "prohibido despedir" para la empresas acogidas a un ERTE se está interpretando "de manera diferente por parte de los juzgados de lo social", según ha destacado Cebek en un comunicado. Esta es una de las conclusiones del webinar organizado este miércoles por Cebek bajo el título "El despido en tiempos Covid y las nuevas formas de regulación temporal de empleo ¿es tiempo de cambiar de ERTE?".

En el transcurso del acto, el secretario general de Cebek, Francisco Javier Azpiazu, ha señalado que el balance económico de 2020 es "muy malo" y la actividad en Euskadi ha disminuido un 10%, con la pérdida de 1.600 empresas y la destrucción de 22.000 empleos. Según ha recordado, casi 200.00 trabajadores vascos han estado en ERTE en 2020, aunque, "afortunadamente esa cifra hoy se reduce a 32.000".

En el acto, se ha constatado que las empresas reclaman "estabilidad institucional" pero también "flexibilidad laboral y organizativa". "No necesitan más rigideces, y menos en estos momentos de crisis e inicio de recuperación", ha dicho. En este sentido, han apuntado que "derivar al extremo esta máxima de 'prohibido despedir' puede llevar "hacia mayores crisis empresariales dificultando la viabilidad de muchas empresas".

Azpiazu ha señalado también que, en la situación actual, es necesario complementar a las empresas con ayudas directas que "les permitan cubrir una parte de sus costes fijos". "Hay que salvar a las empresas en los sectores más afectados, que hasta ahora han asumido una parte sustancial del coste ligado a las restricciones adoptadas por las autoridades sanitarias", ha apuntado.

Por su parte, la abogada del área Jurídico Laboral de Cebek Patricia Caro ha abordado las cuestiones de actualidad en relación a los expedientes de regulación temporal de empleo, incorporando en su exposición algunos de los criterios actualmente mantenidos tanto por la Autoridad Laboral como por el Servicio Público de Empleo y reclamando "cautela de las empresas en algunos de los supuestos sobre los que aún la administración o los tribunales se han pronunciado".

El director del área Jurídico Laboral de Cebek, Mikel Anderez, ha centrado su exposición en el artículo 2 del Real Decreto Ley 9/2020, de 27 de marzo, que regula "la mal llamada prohibición de despedir por motivo Covid". En su intervención, ha desgranado el contenido del artículo y de las distintas exposiciones de motivos que lo citan, así como de la Jurisprudencia consolidada del Tribunal Supremo en relación con las causas extintivas y suspensivas, que diferencia sin duda, al igual que la propia Ley, entre una situación coyuntural y otra estructural o definitiva.

Con base en lo anterior, ha realizado un análisis de algunas de las sentencias dictadas hasta el momento por los juzgados y tribunales en materia de extinción del contrato de trabajo, y muy especialmente, del criterio adoptado por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco al respecto en la Sentencia de fecha 26 de enero de 2021. En relación a esta sentencia ha expresado su "total disconformidad". En opinión de Cebek, contraviene la jurisprudencia actual en materia de extinción del contrato de trabajo, tanto en lo que respecta al análisis de las causas del despido enjuiciado, como en lo que atañe a sus efectos procesales, y la intención del propio legislador al promulgar el articulo 2 citado.

En este sentido, Cebek ha defendido que no existe "base jurídica suficiente" para interpretar que la intención del legislador en marzo de 2020 fuera la de obligar a las empresas a acudir a un ERTE en cualquier supuesto relacionado con el Covid-19 y en cualquier momento", más aún cuando dicha medida "pudiera no resultar adecuada o suficiente para superar la situación, o incluso cuando ya no haya solución". A su juicio, "dicha interpretación no solo perjudicaría a las empresas en la salida de esta crisis, sino también al mantenimiento en el empleo del resto de las personas".

Archivado en:

Destacados
Lo más leído