Pásate al MODO AHORRO

Empresas y sindicatos del puerto de Bilbao aplazan el conflicto con un acuerdo de mínimos

Las partes firman un documento básico de siete puntos que descarta el "arbitraje forzoso" y deja sin resolver las tareas complementarias

Reunión en Ministerio de Trabajo de Empresas y trabajadores del puerto de Bilbao. EP
Reunión en Ministerio de Trabajo de Empresas y trabajadores del puerto de Bilbao. EP

Las empresas agrupadas en Bilboestiba y los sindicatos del puerto de Bilbao han llegado a un acuerdo de mínimos tras día y medio de reunión en el Ministerio de Trabajo. En un documento firmado por las partes, se recogen siete puntos básicos en los que se reconoce la diferencia sobre las tareas complementarias que quedan pendientes de resolución. De este modo, empresas y trabajadores han optado por salvar la actividad y operativa del puerto, dejando la cuestión más importante, y raíz del conflicto, aparcada para más adelante. Por su parte, el ministerio de Trabajo que ha impulsado esta mediación, señala que queda descartada la herramienta del "arbitraje forzoso". 

Las tareas complementarias quedan pendientes

De este modo, las partes han compartido la propuesta realizada por el Ministerio de Trabajo para avanzar en cuestiones prácticas del convenio, como la jornada y horarios, dejando para más adelante el fondo del conflicto: las tareas complementarias y el transporte horizontal. Cuestiones que Bilboestiba reclama liberalizar, de acuerdo a la normativa europea y a sentencias judiciales, para organizarlas de forma ajena al convenio. Los sindicatos, en este punto siguen reclamando la inclusión de esas labores en el acuerdo marco, pero también la incorporación del centenar de trabajadores eventuales que actualmente las desarrollan a la plantilla estructural. Este punto ha quedado enunciado, sin más, con el objetivo genérico de "avanzar en la reducción de la eventualidad". En los próximos 15 días las partes seguirán avanzando con nuevas reuniones. 

Se descarta el "arbitraje forzoso"

De esta forma, fuentes del Ministerio han señalado que queda descartada cualquier opción de arbitraje forzoso, como solicitaban las empresas. Una medida que requería la acción directa de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y que se negaba a impulsar con la intención de avanzar en la línea del diálogo.  La reunión ha terminado en la mañana de este jueves tras dar continuidad al encuentro de que comenzó el miércoles a las 12 del mediodía y prolongarse hasta las 11 de la noche. Es el final de la mediación realizada por el ministerio de Trabajo, que fijó dos etapas en las que, desde mediados de diciembre. Empresa y sindicatos se comprometen a reunirse de nuevo en 15 días, mientras que el ministerio da por concluida su propuesta de "hoja de ruta" y se ha puesto a disposición de las partes para cualquier intervención. 

Los siete puntos del acuerdo

1. Servicios comerciales y Transporte horizontal

Las partes constatan las diferencias en el punto más problemático y que generó el problema de la renovación del convenio. Por eso pactan el desacuerdo y, de momento, “no disponer de preferencias, ni reservas” de estos servicios en el convenio. Aunque, en el caso en que se desempeñen por personal de la estiba, regirán las condiciones de su convenio.

2. El Convenio afectará a los trabajadores de Bizkaia.

3. Jornadas de trabajo

La jornada de trabajo anual se computará por trimestres naturales, con un mínimo de 250 turnos de trabajo. La disponibilidad no transgredirá el descanso semanal. La jornada máxima anual será de 1.826 horas.

4. Descansos

Se establecen 4 días de descanso por cada periodo de referencia de 14 días.

5. Nombramientos del CPE

6. Reducción de la eventualidad

Las partes se comprometen a analizar propuestas que permitan la reducción de la eventualidad.

7. Continuidad de las negociaciones

Las partes se comprometen a, una vez finalizada la mediación del ministerio, reunirse de nuevo en el plazo de 15 días

Fin a un conflicto que paralizó el puerto durante más de 50 días. 

El principio de acuerdo, pone fin a un conflicto por la renovación del convenio del puerto de Bilbao que comenzó el pasado 7 de octubre y que paralizó la actividad del infraestructura del Abra de la ría de Bilbao hasta principios de diciembre, durante más de 50 días.  Unos paros que afectaron gravemente al sector industrial vasco. Numerosas empresas se vieron afectadas, además de Acciona, que vio como 72 palas eólicas de más de 70 metros de longitud se quedaban sin poder trasladarse, otra eólica que ha tenido problemas ha sido Haizea Wind, así como ACB y empresas del metal que necesitaban provisiones para mantener su ritmo de producción. En ese tiempo, gran parte del tráfico ha debido derivarse a otros puertos, como Gijón, Santander o Pasajes. El puerto asturiano, en concreto, está registrando un tráfico marítimo de récord estos días.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados