Pásate al MODO AHORRO

Las empresas vascas se preparan para modificar 210.000 contratos por obra y servicio

La aprobación de la reforma laboral termina con este tipo de forma contractual extendida sobre todo Servicios, pero también en Industria y Construcción

La obra civil no ha adecuado sus precios a la crisis de suministros y está viendo cómo se quedan desiertos decenas de contratos / EP
La obra civil no ha adecuado sus precios a la crisis de suministros y está viendo cómo se quedan desiertos decenas de contratos / EP

En Euskadi hay más de 210.000 trabajadores que tiene un contrato de Obra y Servicio. Según datos del Servicio Estatal de Empleo (SEPE) en total hay 210.160 contratos de este tipo, de los que la mayoría corresponden a trabajadores del sector Servicios, aunque es un contrato muy habitual también en la Industria y en la Construcción al que la reforma laboral aprobada el pasado jueves en el Congreso de los Diputados ha puesto punto final.

A partir de ahora las empresas vascas deberán analizar cómo afrontan unos cambios que pueden suponer importantes modificaciones en la estructura de sus plantillas, ya  que muchos de estos trabajadores tendrán que pasar a integrase como fijos teniendo en cuenta que la temporalidad queda muy litada a casos concretos con la nueva normativa.

"Habrá que esperar unos cuantos meses hasta ver el efecto real", señalan fuentes de los empresarios ya que, de momento, la nueva norma les concede una prórroga hasta el 31 de marzo, pese a que la reforma laboral entró en vigor el 31 de diciembre.

Esto supone que hasta esa fecha, el 31 de marzo,  las empresas pueden seguir firmando contratos de obra y servicio, que no podrán ser superiores a seis meses. A partir de ahí desaparecerán, ya que los contratos temporales se restringen mucho a circunstancias específicas de la producción, sustituciones, o situaciones excepcionales, pero el contrato fijo es la prioridad. 

El contrato de obra y servicio que podía encadenarse durante periodos de hasta cuatro años pasa a la historia. Ahora se estaban utilizando para la contratación de 159.196 trabajadores en el sector Servicios de Euskadi,  20.341  a empleados de la Industria, 17.215 a la Construcción u unos 13.300 a la Agricultura.

"Es uno de los contratos que más se usa en la Construcción", señalan fuentes de este sector, donde abundan las subcontrataciones. "Pero es pronto para poder valorar si va a suponer un impacto negativo para nuestras empresas su desaparición".

Desde las centrales sindicales que han suscrito la reforma laboral,  UGT y CCOO, consideran un triunfo la desaparición de este tipo de contrato, ya que "alargaba la temporalidad y se usaba de forma fraudulenta".

 

Archivado en:

Destacados