Pásate al MODO AHORRO

Euskadi mira al mar buscando energía y prevé una inversión de más de 40 millones de euros

Las ingenierías vascas Saitec e Idom lideran dos proyectos para desarrollar el primer parque eólico flotante y para aprovechar la energía de las olas

Molino de energía eólica en el mar de Saitec / EP
Molino de energía eólica en el mar de Saitec / EP

Euskadi cuenta con dos proyectos fundamentales para responder al reto energético y que han recibido ya una inversión de más de 5 millones para desarrollar la tecnología que permita la instalación de parques eólicos flotantes, así como aprovechar la energía de las olas. Aprovechando los Fondos Europeos, se prevé impulsar esta inversión con más de 40 millones de euros con los que acelerar la maduración de la tecnología. Una apuesta respaldada por el Gobierno vasco que busca en el mar una de las respuestas al reto de la transición energética junto a los trabajos de dos ingenierías vascas, Saitec e Idom

El País Vasco ha estado siempre orientado al mar y de nuevo busca en sus aguas el remedio a uno de los retos del futuro. En este caso, el energético. El Gobierno vasco se marcó como objetivo duplicar la generación apoyada en energías renovables del 8% al 16% para 2030. Pero, además, fijó también el reto de que la cuota de renovables alcanzara para ese año en el consumo energético de los vacos un 32%. Eso requiere llegar al 2024 con un 20%. Y todavía estamos a más de cuatro puntos. Aún así, la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, esta misma semana se mostró optimista para alcanzar ese objetivo y señaló las actuaciones iniciadas, como el parque solar en Arasur (Álava) con 120 MWp instalados o el proyecto con Iberdrola en la sociedad Aixeindar para construir ocho parques renovables en Euskadi, los cuatro primeros ya anunciados en Álava.

En varias ocasiones, Tapia ha reconocido que es muy escasa la generación eólica que hay instalada en Euskadi, más atendiendo al desarrollo de esta industria en el País Vasco. Pero también es verdad que cada parque eólico que se inicia suele ser un problema. Esta misma semana el Parlamento evidenció la oposición del primer partido de la oposición, EH Bildu, pero también del PP en la cámara vasca al proceso que se está empleando para desarrollar las cuatro primeras instalaciones. No es tampoco la primera vez que esto ocurre. Por eso el mar vuelve a ser el punto de mira de los vascos. La instalación de parques eólicos en el Cantábrico se ha convertido en uno de los objetivos a corto plazo en el que el Gobierno pretende centrar esfuerzos. Quizás desarrollando el concepto de Nimby, "not in my back yard", o sea, "no en mi patio trasero".

Crecimiento de la eólica marina

La tecnología eólica off shore (en el mar) se está desarrollando a gran velocidad. Así, de los 28,5 GW instalados en 2019 en todo el mundo se espera que asciendan a 197 GW. Es, por lo tanto, una de las tecnologías que más se va a incrementar en los próximos años. El problema de las costas españolas es su gran profundidad, que no hace viable las estructuras que anclan los molinos al fondo marino en otros lugares. Eso está haciendo perder la carrera a nuestro país, frente a Reino Unido, Países Bajos o Estados Unidos, que con la nueva administración Biden está apostando de manera clara por esta alternativa.

Bimep, una plataforma de investigación en el mar

Esa situación obliga a desarrollar una tecnología alternativa, la de los molinos flotantes. Y ahí es donde a través de Bimep, una sociedad impulsada por el Gobierno vasco, donde se están desarrollando importantes proyectos de innovación energética. En una parcela del mar al norte del puerto de Armintza y otra frente a las costas de Mutriku acogen dos proyectos muy avanzados para obtener energía del mar.

Molinos flotantes

La ingeniería vasca Saitec ha percibido ya 2 millones de euros de un programa europeo, Horinzon 2020, así como de los Gobiernos central, con un 25%, y vasco, con un 75%, para desarrollar un molino flotante que botará a finales de este año al mar con la capacidad de generar 2 MW de potencia que se conectarán a la red eléctrica. Se trata de una cantidad equivalente al consumo de 2.000 hogares. Una tecnología, que todavía requiere una maduración importante, pero que podría solucionar el problema de la profundidad de nuestro fondo marino.

El Gobierno vasco quiere convertir este proyecto en un PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) y así lo ha presentado al Gobierno de España para que reciba de los Fondos Europeos 10 millones de euros que, junto a la inversión de las empresas y las administraciones vascas se eleven a 40 millones con los que desarrollar un “Hub industrial y tecnológico de eólica flotante”.

La energía de las olas

Otro de los proyectos que están desarrollando en las instalaciones de Bimep es uno liderado por la ingeniería Idom, que busca obtener la energía de las olas. Con 3,5 millones de euros, 2,5 del Gobierno vasco y otro de Fondos Europeos, ha conseguido un prototipo, Marmok-A-5 que ha conseguido conectarse a la red eléctrica para trasladar energía del movimiento del mar. A través de dos turbinas de 15 kW instaladas en un prototipo que flota sobre el mar se convierte el movimiento de las aguas en energía. El proyecto está todavía en fase desarrollo, pero es uno de los más avanzados del mundo.

Lo más leído
Destacados