Pásate al MODO AHORRO

Euskadi pone en marcha las ayudas a las pymes tres meses después de que las aprobara Sánchez

El Consejo de Gobierno aprueba mañana la convocatoria para cubrir con 217 millones de euros las pérdidas de facturación provocadas en 2020 por la pandemia

Las ayudas se destinarán a pymes y autónomos. /EFE
Las ayudas se destinarán a pymes y autónomos. /EFE

El Consejo de Gobierno aprueba mañana martes la convocatoria de ayudas para las empresas que han visto reducida su facturación hasta en un 30% durante el pasado 2020. Son un total de 217 millones de euros que ha recibido del Gobierno central dentro del plan de ayuda a las pymes dotado con 11.000 millones y presentado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado 12 de marzo. Tras firmar el pasado mes de mayo el convenio con la Administración del Estado para poder recibir el dinero, será el departamento de Economía del Gobierno vasco el que canalice las ayudas a través de una 'ventanilla única', aunque se precisará de un intercambio de información tributaria por parte de las Diputaciones forales que requerirá de una labor de coordinación entre todas las administraciones. El Gobierno vasco ha adelantado que ampliará el número de sectores que podrán beneficiarse sobre los propuestos en la medida diseñada por el Gobierno de España, aumentando incluso el presupuesto si es necesario. El consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Javier Hurtado, adelantó en ´Crónica Vasca´ que había propuesto 40 CNAEs para incorporar a la ayuda que había que dado fuera. 

Pérdidas del 30% en 2020 y base imponible positiva en 2019

Los requisitos para acceder a estas ayudas incluyen al menos a  un centenar de sectores en su mayoría pymes fijados por el Gobierno central, aunque el Ejecutivo vasco quiere añadir más sectores. Podrán solicitarlas aquellas empresas que  hayan perdido un 30% de sus ingresos en 2020, sobre una base imponible positiva en 2019,  y que estén al día de sus obligaciones con el fisco, además de no repartir dividendo ni aumentar los salarios de su equipo directivo durante un periodo de dos años. También tendrán que mantener su actividad hasta junio de 2022.

Las ayudas tendrán un carácter finalista, se emplearán para el pago de deudas contraídas por las empresas desde marzo de 2020, como pagos a proveedores, suministros, salarios, arrendamientos o reducción de la deuda financiera. 

Fuentes del departamento de Hacienda han señalado que "desde hace meses", se está "dando forma al sistema de intercambio de información" para que todo funcione desde el punto de vista tecnológico. Unas cuestiones que suelen estar en manos de los expertos de Ejie, la Sociedad Informática del Gobierno vasco. Aunque desde el Gobierno vasco descartan que esta necesidad de intercambio de información pueda retrasar la concesión final de las ayudas y aseguran que "la coordinación institucional no será ningún problema", existe cierta inquietud entre el empresariado porque se añadan más retrasos a unas ayudas que forman parte de los 11.000 millones anunciados por el presidente Pedro Sánchez el 24 de febrero y el Consejo de Ministros lo aprobó el 12 de marzo, hace ya más de tres meses.

El Gobierno  vasco sí ha contratado 43 funcionarios interinos, de perfil técnico, seleccionadas a través de las bolsas de trabajo para gestionar después estas ayudas, con el objetivo de que estén resueltas antes de final de año. Este equipo de trabajo estará activo inicialmente un año, prorrogable hasta un máximo de otro año, hasta que concluya el pago, justificación y verificación del destino dado a las ayudas y del cumplimiento de las condiciones a cumplir por los beneficiarios.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados