Pásate al MODO AHORRO

Los fondos de inversión se vuelcan en el sector inmobiliario

Las mayores operaciones inmobiliarias tienen detrás fondos de inversión que encuentran refugio y rentabilidad en este sector en una época de bajos tipos de interés e incertidumbre económica

Torre Bizkaia. / Bilbao Ekintza
Torre Bizkaia. / Bilbao Ekintza

El sector inmobiliario se ha convertido en los últimos tiempos en un sector refugio a la hora de buscar inversiones rentables.

No hay más que ver que detrás de las grandes operaciones inmobiliarias están los nombres de grandes fondos de inversión, que buscan una rentablidad para sus inversiones en una época de bajos tipos de interés y de incertidumbre económica.

La última operación de envergadura está en pleno centro de Bilbao: el preacuerdo suscrito por Beraunberri y Onchena, fondos de inversión de las familias Galidez e Ybarra Careaga para hacerse con el control de la Torre Bizkaia, un valor que superará los 165 millones de euros. 

Cuando se culmine la operación probablemente a finales de febrero se dará a entrada a nuevos inversores, probablemente también fondos de inversión, que, como el que vende en esta ocasión, Angelo Gordon, buscan una inversión rentable a corto plazo. El fondo americano compró la antigua sede del BBVA en 2018 por un precio aproximado de 100 millones de euros. Cuantro o cinco años como máximo y ya de salida con buenos rendimientos.

No es la única operación inmobiliaria que puede tener fondos de inversión detrás, ya que también está en venta el edificio sede del BBVA en la capital vizcaína ubicado en Gran Vía 12, y que el banco ocupa en alquiler, una fórmula cada vez más extendida entre entidades bancarias y empresas para tener liquidez. 

El edificio es propiedad de Mutualidad de la Abogacía  que quiere venderlo por alrededor de 150 millones de euros, por lo que es muy probable que sean inversores institucionales los que vayan a estar detrás de la operación por ser los que cuentan con estas grandes cantidades de dinero.

El sector inmobiliario, de  hecho, pese a que también se ha visto afectado por la pandemia, sobre todo en lo que se refiere a locales comerciales, que han cerrado por el parón del confinamiento, está remontando gracias a las inversiones en sectores logísticos, donde los fondos también son los grandes protagonistas, o en edificios de oficinas, que siguen siendo rentables pese a que el teletrabajo es otra de las cuestiones que impulsó la pandemia, como el comercio electrónico, pero que ha venido para quedarse.

Quizá por eso, uno de los valores que tenía la Torre Bizkaia a la hora de venderse a buen precio, era contar ya con un alquiler asegurado a largo plazo por parte de Primark, que ocupa las cuatro plantas inferiores, y de la diputación de Bizkaia, que instalará allí el centro de emprendimiento BAT, y varias de sus oficinas.

También el fondo de inversión alemán Global Realty Capital GRC, ha elegido Bilbao para invertir 25 millones en levantar un edificio de viviendas en antiguos edificios industriales.

Los hoteles y apartamentos turísticos también se han convertido en un valor seguro en pandemia. Socimis como All Iron no han paralizado sus inversiones en esta época de cierres y confinamiento. Esta empresa que dirigen Ander Michelena y Jon Uriarte, dedicada a la compra y rehabilitación de inmuebles para su explotación como alojamientos urbanos alternativos (apartamentos) destinados tanto al sector turístico y de negocios, multiplicaba  por más de seis sus beneficios en el primer semestre del año pasado gracias a la revalorización de su cartera de edificios, en un ejercicio especialmente complicado para el turismo por la crisis del Covid.

 

 

 

 

Archivado en:

Destacados