Pásate al MODO AHORRO

El gas sigue creciendo en Bilbao con una inversión de Repsol de más de 10 millones de euros

La construcción de la terminal de gas natural licuado (GNL) en el Puerto de Bilbao suministrará combustible a los buques de Brittany Ferries que unen el puerto vizcaíno con el Reino Unido

Imagen del Puerto de Bilbao. / EP
Imagen del Puerto de Bilbao. / EP

El negocio del gas sigue consolidándose en Bilbao. La semana pasada Enagás y Gobierno vasco apuntaban un nuevo año récord en resultados y actividad impulsada por la dependencia del gas y la volatilidad del mercado de esta fuente de energía. 

Ahora Repsol ha iniciado con una inversión superior a los 10 millones de euros, la construcción de la terminal de bunker de gas natural licuado (GNL) en el Puerto de Bilbao, que suministrará combustible a los buques de Brittany Ferries que unen el puerto vizcaíno con el Reino Unido.

Este nuevo proyecto forma parte del acuerdo de colaboración formalizado en 2019 entre Repsol y Brittany Ferries para el suministro de GNL en sus operaciones en España, según ha informado Petronor

La instalación, que se pondrá en marcha en el primer semestre de 2022, suministrará gas natural licuado a los buques de Brittany Ferries, bautizados como Salamanca y Santoña y contará con un tanque criogénico con una capacidad de almacenamiento de 1.000 metros cúbicos, que permite mantener el gas natural en estado líquido a -160ºC.

El diseño flexible de la terminal permitirá dar servicio a distintas embarcaciones en el futuro, “lo que representa una importante oportunidad de descarbonización para las operaciones en el puerto”.

A esta terminal se sumará la construcción de una segunda de la misma capacidad en Santander, ambas cofinanciadas por la Comisión Europea.

La construcción de las terminales de Bilbao y Santander es “un paso más” de la compañía para “alcanzar su objetivo de ser cero emisiones netas en 2050, apostando por el GNL como "combustible alternativo para buques”.

La gasificación de las líneas de Brittany Ferries que operan en Bilbao y Santander permitiría reducir al año aproximadamente 73.000 toneladas de CO2, equivalente a las emisiones medias de más de 50 mil coches al año.

 

Archivado en:

Destacados