Pásate al MODO AHORRO

"La gente tiene ganas de salir pero no es momento de echar a correr, hay que tomárselo con cautela"

Los hosteleros acogen con "precaución" el fin del estado de alarma y reclaman "coherencia" para poder desarrollar su actividad

Local de hostelería en Bilbao / EFE
Local de hostelería en Bilbao / EFE

"Con mucha cautela", así reciben los hosteleros vascos fin del estado de alarma el próximo día 9 de mayo. Así lo trasladaban desde la asociación de hostelería de Aenkomer. "Los bares no vamos a ir a mejor, se levante o no el estado de alarma el fin de semana", apunta Fernando Echévarri, presidente de la asociación y al frente de Bokados Taberna en Vitoria, quien pide prudencia en los próximos días. "La gente tiene ganas de salir, oímos planes, tenemos ganas de despegar, pero no es el momento de echar a correr, desde mi punto de vista hay que tomárselo con mucha cautela, más adelante se podrán hacer planes", afirma.  
 
La patronal alavesa SEA Hostelería afirma que los hosteleros de la provincia trabajarán dentro de sus capacidades y ajustando el personal que no está en ERTE a la demanda, todavía por debajo de las expectativas del sector a pesar de la apertura de interiores el pasado martes, cuando la capital salía de la 'zona roja'. "Lo lógico es que nos avisaran con tiempo para que podamos hacernos a la idea, tanto nosotros como los clientes", afirma Juan Carlos Antolín, presidente de SEA. "No porque finalice el estado de alarma significa que la pandemia haya pasado, se nos tiene que quitar la etiqueta de culpables porque los contagios se van a seguir produciendo", afirma.

Los hosteleros esperaban desde hace tiempo las medidas y así lo trasladaba Kino Martínez, presidente la Patronal de Hostelería de Gipuzkoa tras una reunión con el resto de asociaciones hosteleras de las comunidades del norte en la que reclamaban medidas concretas de manera inmediata.

"Medidas incoherentes"

En Bizkaia, con la capital cerrada perimetralmente y las restricciones horarias de los bares, los hosteleros trasladan una situación dramática. "Es imposible vender en estas circunstancias. No solo esperamos que el Gobierno vasco se pronuncie en cuanto a las restricciones, sino que tenga en cuenta todas las pérdidas que seguimos generando", afirma Begoña Izaola, portavoz del movimiento SOS Ostalaritza y al frente de un local en Bilbao, quien afirma que la situación no va a cambiar si se permite la libre circulación y se mantienen las restricciones horarias. 

Todos coinciden en la inviabilidad de unas medidas que "permiten a 20 personas estar de pie y sólo a cuatro sentadas". "Tanto en el interior como en el exterior las medidas se cumplen, hemos actuado como auténticos guarda-jurado", señala, "sería más lógico abrir los comercios y procurar las distancias también en el resto de entornos". Por el momento, 'Bizkaiko tabernariak' convoca una manifestación el próximo miércoles en contra de las medidas restrictivas que creen "seguirán sin cambios".

Desde el movimiento en Donosti, Lur Gartzia traslada la misma sensación en los bares gipuzkoanos por la confusión que supondría el cese del confinamiento nocturno "mientras la hostelería sigue cerrada": "Es algo que enfada a la gente pero creemos que se va a mantener el mismo horario hasta que el tribunal se pronuncie al respecto, vemos que seguiremos igual". Sin confianza en una decisión que cambie la situación de la hostelería, los taberneros y taberneras de Euskadi reclaman una respuesta del Ejectuvo ante lo que les depara el fin del estado de alarma y medidas coherentes con los establecimientos que, insisten, "no son los culpables de la situación de contagios". 

Lo más leído
Destacados