Pásate al MODO AHORRO

Gestamp perdió 71 millones en 2020 por el efecto negativo

En 2019 obtuvo un beneficio neto de 212 millones

Gestamp perdió 71 millones en 2020 por el efecto negativo/ EP
Gestamp perdió 71 millones en 2020 por el efecto negativo/ EP

La empresa vasca de componentes de automoción Gestamp perdió el pasado año 71 millones de euros, frente al beneficio neto de 212 millones que logró en 2019.
Debido a la crisis generada por la pandemia de la covid-19 todos los principales indicadores económicos de la compañía empeoraron respecto al ejercicio anterior, aunque Gestamp ha destacado este miércoles que su evolución es mejor que la del mercado mundial de producción de automóviles.

Así, el margen bruto de explotación, Ebitda, fue de 757 millones de euros con una bajada de en torno al 25 %, frente a los 1.072 millones del 2019, y los ingresos bajaron a 7.456 millones desde los 9.065 del año anterior. Lo que mejoró fue la deuda neta de la compañía, que se redujo de 2.329 a 2.058 millones. Gestamp ha señalado que durante el primer semestre se centró en aplicar las medidas de emergencia para abordar la pandemia y en la segunda mitad del año el objetivo fue la implementación de la primera fase del Plan de Transformación (que incluye el control de costes y acciones específicas), así como en el uso continuado de medidas de flexibilidad. "Ambas líneas de acción, junto con una mejora de los volúmenes de mercado, dieron como resultado un aumento de los niveles de rentabilidad", ha apuntado.

La implementación de medidas de reducción de costes y control de deuda, incluyendo una estricta reducción del gasto de capital y un enfoque hacia la gestión del capital circulante, se han traducido en una disminución de la deuda neta de 271 millones de euros. Gestamp, que tiene una plantilla de más de 40.000 trabajadores en un centenar de plantas en 24 países, espera que durante 2021 los ingresos superen al mercado mundial de producción de automóviles en un dígito y medio y alcanzar un margen EBITDA superior al 12 % para finales de 2021.

“En un entorno de mercado sin precedentes, nos hemos movido con rapidez y hemos demostrado nuestro modelo de negocio resiliente, preservando nuestro balance y generando un flujo de caja positivo, como ya hicimos en la crisis de 2008-2009”, ha afirmado Francisco J. Riberas, presidente ejecutivo de Gestamp. Riberas ha señalado que Gestamp "seguirá creciendo con el foco en la generación de caja aprovechando su capital invertido y las nuevas tecnologías, apoyando las necesidades de nuestros clientes en su camino hacia la electrificación”. 

Destacados
Lo más leído