Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno convoca a una reunión en Industria a los compradores de ITP que pasan la primera criba

El Ministerio de Industria analiza el proyecto para la aeronáutica vasca de las ofertas presentadas que han recibido el aval de Rolls Royce y del banco de inversión que coordina la operación de venta

Raúl Blanco, Secretario General de Industria del Gobierno de España
Raúl Blanco, Secretario General de Industria del Gobierno de España

El Ministerio de Industria ya advirtió de que pretendía seguir muy de cerca el proceso de la venta de ITP Aero para garantizar el proyecto industrial y el carácter nacional de la compañía con los nuevos propietarios de la aeronáutica que Rolls Royce ha puesto a la venta. Con ese objetivo, Industria ha convocado a los compradores que han presentado las mejores ofertas a una reunión en el Ministerio en la que los ofertantes mejor colocados para hacerse con la compañía con sede en Zamudio deberán explicar su proyecto al Gobierno de España, que cuenta con la posibilidad de vetar la operación por los trabajos que ITP desarrolla en áreas estratégicas de defensa. Entre las ofertas presentadas a Rolls destacan la de Towerbrook, el accionista referencia de Aernnova, que concurre con Onex, y las de algunos fondos de inversión como KKR, Bain Capital, Platinum o Cinven. Tras el trabajo desarrollado por Goldman Sachs para la compañía británica, se aplica el primer filtro para avanzar en el movimiento corporativo del sector más importante de los últimos años.

El secretario de Estado de Industria, Raúl Blanco, ya advirtió de que el Gobierno de España "tratará con la máxima prioridad" el proceso de venta de la aeronáutica vasca ITP  de la que destacó que, por su participación en proyectos de Defensa a través de la aviación militar, tiene un carácter de "seguridad nacional" y es "estratégica para el país". Son las razones que también enarboló la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, cuando afirmó que la "solución que se le quiere dar" a la venta de la compañía pasa por que vuelva a ser propiedad de "una empresa española". El caso es que, siendo complicado que una empresa nacional pueda poner encima de la mesa los alrededor de 1.500 millones que pide Rolls Royce por ITP Aero, el Gobierno busca testar cuál de las ofertas que se han presentado es la que presenta más posibilidades de dar respuesta a sus demandas y dar cabida, en porcentajes inferiores de accionariado, a compañías españolas o participaciones públicas. 

´Crónica Vasca´ ha confirmado con Rolls Royce que la compañía británica "mantienen un diálogo permanente" con los Gobiernos central y vasco para "mantenerles informados a medida que avance el proceso" de venta la aeronáutica vasca. Una operación en la que la empresa inglesa va más allá al señalar también que "ITP Aero será un socio clave para muchas décadas", por lo que "obviamente, es muy importante que el nuevo propietario pueda continuar invirtiendo en la tecnología, la innovación y la plantilla". La firma británica refuerza así su mensaje de querer dar continuidad al proyecto empresarial de ITP Aero.

Towerbrook, con Aernnova, el mejor posicionado

Towerbrook y Onex tienen diversas participaciones industriales en el sector lo que refuerza su carácter industrial y conocimiento del sector. Además, Towerbrook, con su posición de fuerza en Aernnova, refuerza el carácter nacional que pide el Gobierno. El fondo norteamericano tiene también participaciones en Sabena Technics, una empresa francesa que centra su actividad en el mantenimiento de aeronaves y motores. En el caso de Onex, compró recientemente la segunda compañía aérea de Canadá, West Jet. Son elementos que garantizarían la continuidad del proyecto industrial.

En frente, solamente KKR aporta cierto valor estratégico con su participación en Hensoldt, un fabricante alemán de sistemas de radar y aviónica en la industria militar aérea, naval y espacial. Además de su proyecto con la financiera aeronáutica Altavair AirFinance en la que anunció una inversión de 1.000 millones. Pero sobre KKR pesa el hecho de que ya participará hace 20 años en la compra del 30% de MTU Aero, el otro gigante europeo de la aeronáutica y competencia directa de Rolls Royce, para vender en 2006 todas sus participaciones. No es, precisamente, el mejor ejemplo de compromiso con el desarrollo industrial. 

El Gobierno central a la espera de las ofertas de los Fondos para tomar decisiones

El Gobierno de España optó por esperar a que acabara el proceso en el que los fondos de inversión presentaran sus ofertas por las dificultades financieras que encontraba tanto para afrontar la operación en solitario con la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), como para acompañar a empresas españolas en la presentación de una opción de compra. La decisión fue la de ver cómo queda el escenario con las ofertas validadas por Rolls Royce y ver el modo de acompañar en una de ellas o de establecer las condiciones que permitan garantizar sus exigencias. El Gobierno vasco ha anunciado también en numerosas ocasiones su disposición a apoyar la operación entrando en el capital de la nueva compañía siempre que se garantice el arraigo en Euskadi y el proyecto industrial de ITP.

La venta de ITP Aero va avanzando a un ritmo más rápido de lo que se estimó en un primer momento. Así, los objetivos de Rolls Royce de cerrar el mes de mayo con las ofertas en firme encima de la mesa se ha cumplido, y el Gobierno de España no ha esperado a verano para comenzar a buscar la solución definitiva. Mientras tanto, la compañía avanza en el proceso de integración de la planta británica de Hucknall que Rolls Royce ha fusionado con ITP. Con este movimiento la aeronáutica vasca refuerza su actividad con la fabricación de más componentes de los motores de aeronaves, pero también aumenta su dependencia del fabricante inglés. Un hecho que condiciona el precio y que varios de los fondos que han participado han señalado era demasiado alto.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído