Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno lanza en Euskadi las ayudas europeas que revolucionarán la industria de la automoción

El secretario de Industria, Raúl Blanco, anuncia en Mercedes las primeras convocatorias para los proyectos estratégicos de automoción, el programa más importante para la industria vasca de los fondos europeos

El secretario general de industria, Raúl Blanco, con el Delegado del Gobierno, Denis Itxaso, la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, y el director de Mercedes en Vitoria, Emilio Titos.
El secretario general de industria, Raúl Blanco, con el Delegado del Gobierno, Denis Itxaso, la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, y el director de Mercedes en Vitoria, Emilio Titos.

El secretario general de Industria del Gobierno central, Raúl Blanco, ha señalado que a finales de este mes se realizarán las primeras convocatorias para el reparto de los fondos europeos destinados al paquete proyectos estratégicos (PERTE) del 'Vechículo eléctrico y conectado'. Se trata de la principal línea de ayudas dirigida a la transformación de la industria y a grandes proyectos que abarcan toda la cadena de valor de la automoción. En este caso se prevé una inversión pública y privada de 24.000 millones en el conjunto de España gracias a las ayudas que va adjudicar el Ministerio en diferentes convocatorias a las que tendrán que presentar los proyectos las distintas compañías. En Euskadi, según se recoge en el documento del Gobierno vasco 'Euskadi Next Generation EU', los proyectos agrupados en este área alcanzan los 2.105 millones de inversión total. 

El responsable de Industria del Gobierno central ha presentado los detalles de esta línea de los fondos europeos en la fábrica vasca de Mercedes en un encuentro en el que han participado hasta 30 representantes de las compañías de automoción del País Vasco más importantes. La jornada, organizada por la delegación del Gobierno en Euskadi, ha contado con la presencia del director de la planta de Mercedes, Emilio Titos, y la consejera de Desarrollo Económico del Gobierno vasco, Arantxa Tapia, junto a representantes de grandes compañías como Gestamp o Cie Automotive en un encuentro que se ha prolongado durante dos horas. Blanco ha señalado que ya está "lista la orden de bases que recoge el esquema de ayudas para un sector estratégico" y ha confiado en que "el País Vasco pueda aprovechar esta situación". Las ayudas del PERTE del coche eléctrico contemplan hasta 2023 un total de 2.975 millones de euros de los que 1.425 millones se asignarán como préstamo y 1.550 millones como subvención.

El acceso a estas ayudas será a través de convocatorias públicas que realizará el Ministerio desde finales de este mes en modelo de 'concurrencia competitiva'. Es decir, podrán presentarse todas las compañías que quieran buscar apoyo para afrontar sus inversiones de transformación para adaptarse el vehículo eléctrico, en su fabricación, en la creación de sus baterías o en cualquier otro proceso de su construcción. Los requisitos para acceder a los grandes proyectos requerirán la participación de al menos un fabricante y desarrollo de actuaciones en dos comunidadades autónomas.  

Según se recoge en el documento en el que el Gobierno vasco reúne los proyectos que aspiran a recibir financiación europea, este PERTE de la Automoción reúne una inversión total de 2.100 millones de euros. Entre otros está el centro de fabricación avanzada en automoción de Mercedes en Vitoria, con 30 millones, la fábrica 'inteligente' de Gestmap con 200 millones o el proyecto de la gigafactoría de celdas de batería BasqueVolt, con 882 millones de euros, que el Gobierno vasco presentó en su lista prioritaria a la ministra de Economía, Nadia Calviño. También se recogen los 181 millones para la digitalización de la red de carreteras forales. 

Mercedes afronta una inversión de 800 millones de euros para ampliar sus instalaciones en Euskadi en una apuesta que la multinacional alemana enmarca en su camino hacia el vehículo eléctrico. Daimler ya ha hecho público que en 2030 ya no construiriá vehículos de combustión y ha aprobado un plan de inversión de 60.000 millones en los próximos cuatro años para adaptar sus fábricas. De hecho, en Vitoria, se ha paralizado la siguiente versión de la Vito, para impulsar un nuevo vehículo con plataforma diseñada para un coche 100% eléctrico. 

 

Archivado en:

Destacados