Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco considera que mantener la huelga en Tubacex "en nada va a beneficiar"

Los sindicatos trasladan a sus trabajadores la situación para analizar la continuidad de la Huelga

El portavoz del Gobierno vasco, Bingen Zupiria. /EFE
El portavoz del Gobierno vasco, Bingen Zupiria. /EFE

En el día en que los sindicatos de Tubacex analizan por separado con sus trabajadores afiliados la situación generada tras la anulación de los despidos de la compañía realizada por el Superior de Justicia , se incrementa la sensación de que es necesario tomar una decisión sobre la continuidad de la huelga indefinida último en pronunciarse sobre la cuestión ha sido el Gobierno vasco que ha considerado que mantener los paros en Tubacex es algo que "en nada va a beneficiar a la situación de la empresa". Así lo ha señalado el portavoz del Ejecutivo, Bingen Zupiria, que ha apelado por la necesidad de activar el diálogo entre empresa y representantes de los trabajadores. 

 

Para Zupiria es una "mala noticia" que una compañía como Tubacex atraviese esta situación y, en una entrevista en Radio Euskadi, ha ofrecido de nuevo la mediación del Gobierno vasco. El departamento de Desarrollo Económico dirigido por Arantxa Tapia, ya intentó reconducir la situación en el mes de mayo.  Las sentencias del TSJPV han anulado los EREs planteados por Tubacex en sus plantas TTI y Aceralava, que han supuesto la salida de 129 trabajadores, lo que fue calificado como "una gran noticia" por parte de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

El comité de empresa se reunió ayer por primera vez y en escueto comunicado exigió a la dirección que cumpla la decisión de la justicia vasca y readmita a todos los trabajadores afectados por el ERE. En esta misma exigencia, también solicitan una reunión con los directivos para aclarar todas las derivadas que se puedan dar de la ejecución de dichas sentencias.

El pronunciamiento del Tribunal llegó después de 146 días de huelga y da la razón a los sindicatos, al menos en lo más importante, la anulación que solicitaban del ERE. Tras la última vista, que tuvo lugar el 22 de junio, cualquier toma de decisión quedaba a expensas de la solución que adoptaran los tribunales en una situación de tensa espera en la que la plantilla acumula una larga huelga indefinida que ha dejado sin fondos las cajas de resistencia de los sindicatos, solamente la de ELA aguanta. Por su parte, la empresa mantiene una situación complicada, tras las pérdidas de 25 millones de euros en 2020 y las de más de 16 millones del primer trimestre de este año, en la que ve cómo cierta recuperación de la cartera de pedidos no se puede repercutir en las plantas de Llodio y Amurrio lo que supone, según ha explicado, dejar "seriamente amenazada" la continuidad de esas instalaciones. 

La decisión ha supuesto un serio revés para la empresa que ya anunciado que presentará un recurso ante al Tribunal Supremo porque ve "incomprensible" que los diferentes magistrados no hayan tenido en cuenta que "el sector del gas y del petróleo afronta un importante cambio de modelo". La incógnita está en qué ocurrirá con los empleados readmitidos: si se planteará una incorporación a los puestos de trabajo o solo se aplicará la sentencia enviándoles el sueldo a casa, como ha ocurrido con el despido nulo de PCB, la filial de ITP Aero cuyo ERE también fue anulado por los tribunales. Según han confirmado fuentes sindicales, estas decisiones serán relevantes para ver qué posición se podría adoptar respecto a la huelga indefinida. 

Septiembre podría ser el punto de retorno a esta situación. Para esa fecha, termina el ERTE que la empresa activaba en febrero cuando daba a conocer el ERE, y volverán los trabajadores tras los 20 días de vacaciones, remuneradas, generadas durante el año.

La empresa mantiene la gravedad de la situación

La empresa mantiene el discurso y, tras conocer las sentencias, anunció que recurriría al Supremo la anulación de los despidos. Para la dirección de Tubacex es incomprensible que los magistrados no hayan considerado como estructural la crisis del sector de los tubos que se desarrollan para gas y petróleo y haya achacado la crisis a un elemento coyuntural, como es la pandemia derivada del coronavirus. Tras el rechazo de los sindicatos al planteamiento de un acuerdo para abandonar la huelga a cambio de mantener los empleos hasta 2024 con los salarios de este año y, eso sí, sin recuperar a ninguno de los 128 despedidos, Tubacex anunció que la pérdida de pedidos generaba una situación en la que la continuidad estaba "seriamente amenazada".

Archivado en:

Lo más leído
Destacados