Pásate al MODO AHORRO

Gobierno vasco e Iberdrola frenan dos de los parques eólicos proyectados en Álava

Las exigencias medioambientales dificultan el desarrollo previsto en Arkamo y Montes de Iturrieta hasta el punto de comprometer su viabilidad económica lo que lleva a Aixeindar a asumir su paralización

Parque eólico en Álava / Irekia
Parque eólico en Álava / Irekia

Aixeindar, la sociedad conformada por Iberdrola y el Gobierno vasco, a través del EVE, para acometer la construcción de cuatro parques eólicos en Álava analiza las exigencias medioambientales planteadas para dos de esas instalaciones que condicionan su futuro hasta el punto de frenar los proyectos. Se trata de las infraestructuras previstas en Arkamo y Montes de Iturrieta, donde se preveía una instalación de un total de 35 aerogeneradores con una potencia de 170 MW y una inversión de 124 millones de euros. Son dos parajes ubicados en Zonas de Especial Protección (ZEC) e incluidos en la Red Natura 2000 sobre los que la Diputación de Álava ha remitido duros informes medioambientales al Ministerio de Industria. La autorización ambiental, obligatoria, conllevaría una readaptación que exigiría el Ministerio para la autorización y que comprometería la viabilidad de la inversión hasta tal punto de poner en peligro la instalación eólica. 

El Gobierno vasco constituyó a finales del pasado año una sociedad con Iberdrola, Aixeindar. El Ente Vasco de la Energía (EVE) cuenta con un 40% de participación frente a un 60% de la eléctrica presidida por Ignacio Galán. Aixeindar comenzó los trámites de cuatro parques eólicos en Azazeta (40 MW), Montes de Iturrieta (75 MW), Arkamo (95 MW) y Labraza (40 MW). Precisamente, los dos con más potencia, Iturrieta y Arkamo son los que están más cuestionados. El primero prevé una inversión de 54 millones de euros para construir 15 aerogeneradores, mientras que el segundo ha proyectado en la documentación presentada al Ministerio la construcción de 19 aerogeneradores y un presupuesto de 70,5 millones de euros. 

El pasado mes de febrero, el Ministerio Industria y Transición Ecológica admitió a trámite estos parques eólicos. Y, en marzo, publicaba los proyectos para exposición pública, presentación de alegaciones y solicitud de informes de impacto medioambiental. Los informes elaborados por Diputación de Álava y remitidos ya al Gobierno de España alertan de daños "permanentes" sobre la fauna y el paisaje. Aunque, el trámite administrativo todavía tiene muchos pasos por delante, en el seno de Aixeindar se da por hecho que las exigencias para adecuar los proyectos de Arkamo y Montes de Iturrieta hacen difícilmente viables los proyectos que quedan condicionados a la resolución definitiva de Industria. 

Apuesta de Euskadi por las Renovables

Esta iniciativa es una consecuencia de la apuesta del Gobierno vasco por las energías renovables. Con la potencia instalada de estos cuatro parques casi se duplicaría la capacidad eólica instalada en la comunidad, que es de 153 MW. Euskadi se ha comprometido, además, en duplicar los 580 MW actuales de generación renovable, que suponen el 8% del total, en 1,15 GW en 2030. Para ese año la cuota de renovables deberá también alcanzar en el consumo energético de los vacos un 32%. Eso requiere llegar al 2024 con un 20%. La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, señaló hace dos semanas en el Parlamento vasco que se trata de cifras que requieren activar los proyectos que se están presentando, pero "siempre cumpliendo todos los requisitos medioambientales". También el Diputado general de Álava, Ramiro González, insistió en la necesidad de que los parques eólicos se adecuaran a los criterios medioambientales.  La transformación energética y el avance de las renovables es una línea prioritaria en las políticas internacionales para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y se ha convertido en un eje fundamental de financiación de los fondos europeos.

La oposición a estas infraestructuras, contra las que se han registrado más de 18.000 alegaciones de asociaciones ecologistas, ha provocado también casos de violencia, como los ataques a dos instalaciones de medición de viento precisamente en la zona de Arkamo​. Aixeindar denunció el pasado abril que se habían sufrido cinco sabotajes en solo ocho meses. Desde la oposición, EH Bildu y también el PP han mostrado el rechazo por estas infraestructuras. Ambas formaciones han pedido al Gobierno que acelere la tramitación del Plan Territorial Sectorial (PTS) de las Renovables un documento en fase de tramitación y que debería ordenar el uso de los suelos para cada las diferentes actividades de generación renovable

Archivado en:

Lo más leído
Destacados