Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco quiere entrar en el accionariado de la fábrica de electrolizadores de Petronor

El Ejecutivo pretende implantar en Euskadi la tecnología de los elementos que obtienen el hidrógeno del agua y que son claves en la estrategia europea de descarbonización

El lehendakari Urkullu con el presidente de Petronor, Emiliano López Atxurra en un acto institucional./ EP
El lehendakari Urkullu con el presidente de Petronor, Emiliano López Atxurra en un acto institucional./ EP

El Gobierno vasco tiene interés en participar en el capital de la fábrica de electrolizadores que proyecta Petronor y que prevé poner en funcionamiento el año que viene. Se trata de la primera planta en Euskadi que construirá este elemento imprescindible para la obtención de hidrógeno y que está desarrollando la filial de Repsol junto a la ingeniería vasca Sener y el socio tecnológico belga, John Cockerill. Fuentes del Ejecutivo han confirmado a ´Crónica Vasca´ que, si bien todavía no está definida la fórmula el Ejecutivo vasco tiene intención de estar presente en una de las tecnologías clave para la transformación energética y la descarbonización de la economía. El presidente de Petronor, Emiliano López Atxurra, señalaba en la presentación de la fábrica de electrolizadores que esperaba contar con el apoyo del Gobierno vasco que “siempre ha estado presente con participaciones empresariales en grandes proyectos de innovación energética”.

Ubicación en los pabellones de Sprilur en Ballonti

La fábrica que diseña Petronor contempla una inversión de 120 millones y prevé emplear hasta a 100 personas con el objetivo de iniciar su funcionamiento en 2022. La ubicación se está estudiando en el polígono de la localidad vizcaína de Portugalete, en el parque empresarial de Ballonti, cerca de la ría y el puerto de Bilbao, de las instalaciones de Petronor y al lado de la autopista. Se trata de unas instalaciones que posee la sociedad del Gobierno vasco para la gestión de suelo industrial, Sprilur, y que cuenta ya con pabellones edificados. Unas infraestructuras que serían muy útiles para acelerar la puesta en funcionamiento de la fábrica. La idea es que estuviera en marcha el próximo año.

El Gobierno vasco tiene clara la apuesta por tener en Euskadi un polo del hidrógeno y eso pasa por tener la capacidad de desarrollar una tecnología propia en la fabricación de los electrolizadores. Se trata de la pieza clave, la que extrae este gas del agua. La posibilidad de poder fabricar un modelo de la máxima eficiencia energética para poder emplear renovables en la obtención del hidrógeno es una de las claves de competitividad para esta industria. 

El departamento de Desarrollo Económico que dirige la consejera Arantxa Tapia trató de conseguir que la fábrica de estos dispositivos que proyecta Iberdrola, a través de Iberlyzer, se instalará en Euskadi. Para ello ofreció también participar en el accionariado y aportar los suelos para su instalación, pero el socio tecnológico de la eléctrica en ese proyecto, la norteamericana Cummins, optó Castilla La Mancha porque, al ser territorio catalogado como desfavorecido, puede elevar las ayudas a fondo perdido hasta el 20% de la inversión. Precisamente, esa opción, la de la aportación del suelo es una de las claves en la colaboración que el Ejecutivo tiene interés en desarrollar en la fábrica que promueve Petronor, el único proyecto de este tipo que ahora mismo hay en Euskadi.

El 'Corredor Vasco del Hidrógeno'

Precisamente, Petronor creó hace dos semanas la sociedad Alba Emission Free Energy, la figura jurídica en la que va a residenciar todas las actividades relacionadas  con la transición energética. La nueva empresa asumirá todo lo relacionado con el hidrógeno, pero además, colgarán de ella las actividades de energía solar Km0 y la movilidad sostenible. La filial de Repsol, dentro de su proyecto del 'Corredor vasco del Hidrógeno', contempla una inversión de 650 millones de euros para desarrollar tres instalaciones con las que lograr una potencia instalada de 112 MW con hidrógeno renovable. El objetivo es que la primera de ellas esté en funcionamiento en 2022 con una potencia de 2,5 MW y que servirá para consumo propio y del Parque Tecnológico de Abanto. La segunda planta generará 10 MW, se ubicará en el Puerto de Bilbao y se desarrollará entre Petronor, el Ente Vasco de la Energía (EVE) y Enagas para abastecer a la planta de combustibles sintéticos. Estará en funcionamiento en 2024. Y, la tercera, prevista para 2026 es la más potente con una capacidad de generación de 100 MW y enfocada al suministro de Petronor.

Archivado en:

Destacados