Pásate al MODO AHORRO

Las sindicatos congregan a centenares de trabajadores de Mercedes en una huelga “histórica”

Los talleres no han podido comenzar su actividad con normalidad a las 6:00 en una mañana que ha comenzado con un amplio seguimiento y sin altercados

Trabajadores de Mercedes durante la manifestación de esta mañana / Iñaki Berasaluce (EP)
Trabajadores de Mercedes durante la manifestación de esta mañana / Iñaki Berasaluce (EP)

No han sido fructíferos los "llamamientos a la responsabilidad" realizados este martes por la dirección de Mercedes. Su producción se ha mantenido este miércoles parada después de una huelga que ha contado, según los sindicatos, con un seguimiento del 95% de la plantilla. "Éxito rotundo" titula ELA en un tuit. "Máxima participación", añade Iñaki Andrés, de UGT. Esa es la percepción entre unos sindicatos que también corrobora a 'Crónica Vasca' el presidente del comité de empresa de la firma, Igor Guevara: "La producción está parada; ha habido un amplio seguimiento", subraya a este periódico.

El comienzo de la huelga, pese a que tanto ELA como LAB y ESK habían organizado piquetes informativos, ha arrancado sin altercados y con pocas entradas de trabajadores fuera de los eventuales. Las movilizaciones de los sindicatos nacionalistas se han centrado en la flexibilidad como caballo de batalla, con pancartas donde se leía 'Domingos no' y pegatinas con el lema '6ª noche no'. Por su parte, UGT y CCOO ponen el foco de sus reclamaciones la subida salarial ligada al IPC. Ese es el caballo de batalla sobre el que se justificó la convocatoria de esta jornada de huelga, a la que posteriormente se sumaron los sindicatos nacionalistas para provocar que la fábrica más grande de Euskadi se encuentre hoy parada.

Tras el arranque de la mañana ha tenido lugar a las 11:00 horas el único acto conjunto de todos los sindicatos del comité: la manifestación convocada por UGT, CCOO, PIM y Ekintza a la que se han sumado los sindicatos nacionalistas, que en su convocatoria afirmaban que intentaron unificar la jornada de huelga centrándola solo en la flexibilidad, pero esta opción fue rechazada por los otros sindicatos. Con cientos de trabajadores allí presentes, se han impuesto los lemas de los sindicatos nacionalistas si bien a la entrada de la factoría se ha exhibido una pancarta que rezaba 'Comité dividido, empresa vencedora' junto a otra que pedía unión a los sindicatos.

Las centrales, de hecho, volvieron a movilizarse por la tarde de forma separada. A las 18:00 horas se concentraron UGT, CCOO, PIM y Ekintza en la Plaza de Correos frente a la sede de SEA-Empresas Alavesas mientras que media hora después se concentrará en la Plaza de la Virgen Blanca ELA, LAB y ESK.

Los trabajadores de Mercedes exhiben pancartas pidiendo unidad a los sindicatos en la entrada de la factoría / Iñaki Berasaluce (EP)
Los trabajadores de Mercedes exhiben pancartas pidiendo unidad a los sindicatos en la entrada de la factoría / Iñaki Berasaluce (EP)

Mercedes cifra en un 75% el seguimiento de la huelga

La dirección de Mercedes, por su parte, reduce del 95% al 75% el seguimiento de la huelga. Portavoces de la compañía han señalado a EFE que el hecho de que esta huelga tenga hoy la primera huelga en 20 años da muestra de que la planta no es "conflictiva". El deseo, en cualquier caso, es que "más pronto que tarde" dirección y sindicatos lleguen a un acuerdo para el convenio laboral, algo sobre lo que hay que "trabajar en casa, sin interferir con declaraciones públicas"

Precisamente sobre declaraciones públicas, las últimas las ha dado el consejero Azpiazu. El titular de Hacienda se ha pronunciado esta mañana en EiTB ha asegurado este miércoles que Mercedes "necesita a los trabajadores", al igual que "los trabajadores y Euskadi necesitan a Mercedes", por lo que ha considerado que el acuerdo entre la empresa y los sindicatos "es necesario y va a llegar".

El director general de Mercedes Vitoria, Emilio Titos, se dirige al lehendakari Urkullu durante la presentación del nuevo memorádum suscrito con las instituciones vascas / Irekia
El director general de Mercedes Vitoria, Emilio Titos, se dirige al lehendakari Urkullu durante la presentación del nuevo memorádum suscrito con las instituciones vascas / Irekia

Negociaciones en 'stand by'

Antes de las acusaciones de 'boicot' a las inversiones comprometidas por Alemania en la planta de Vitoria, el equipo de Emilio Titos decidió suspender las negociaciones hasta que pasen las jornadas de huelga. El próximo miércoles habrá una segunda jornada de paros. Pese a ello la dirección afirmó este martes que las negociaciones "están abiertas", lo cierto es que fue muy dura en su crítica este martes a una huelga que resulta "especialmente incomprensible y dañina" para la fábrica.

Los mensajes en sintonía con la dirección se han mantenido esta semana en las instituciones. Tras participar en la firma de un nuevo memorándum de entendimiento con el Gobierno vasco y su Gobierno foral, Ramiro González, que pidió este martes "huir de la conflictividad" ante "la posibilidad de tener la inversión más importante de la historia".  Por su parte, el lunes en una entrevista en Radio Euskadi, el director general de SEA-Empresas Alavesas, Juan Ugarte, que hizo un "llamamiento a la cordura" para garantizar la inversión de Mercedes y que dijo de la huelga que "no es la mejor tarjeta de presentación" de cara a Alemania.

Destacados