Pásate al MODO AHORRO

El IMQ redobla sus esfuerzos al constatar las dificultades para aprobar la venta a Adeslas

La dirección del IMQ advierte que afrontar la salida de más de 100 médicos con fondos propios, "comprometería gravemente la actual solvencia del grupo"

Sede en Máximo Aguirre. IMQ
Sede en Máximo Aguirre. IMQ

La dirección del IMQ está redoblando los esfuerzos para convencer a sus accionistas para que respalden el acuerdo que ha alcanzado con Adeslas para que la entidad se haga con el 50% del Igualatorio. La cita es el 30 de junio, cuando se celebrará la Junta de Accionistas que deberá aprobar o no el planteamiento. Los problemas para alcanzar la mayoría necesaria se están haciendo cada vez más patentes en un escenario en el que todos los accionistas han pedido, en primer lugar, conocer antes los detalles del acuerdo. Pero en el que además, el grupo de médicos que es contrario a ceder más control a Adeslas y asociado en Ademi, ha mostrado su total rechazo a la propuesta por considerar que "supone perder el control del IMQ" y señala que está ganando adeptos que le darían el control del 50% de los propietarios. Por su parte, los accionistas agrupados en la PAI y partidarios de vender a "precio de mercado",  ven positivo el escenario generado, pero piden un contacto directo con Adeslas y el conocimiento detallado de la propuesta, tras unos días de intenso debate interno. Así las cosas, la dirección del Igualatorio se ha lanzado a la búsqueda de acciones que le permitan recuperar la iniciativa. Así acaba de anunciar que, ahora, pondrá a disposición de todos los accionistas el acuerdo alcanzado con Adeslas "después de meses de trabajo" y ha convocado hasta tres sesiones informativas para aclarar todas las dudas. 

La Sociedad de Médicos, el órgano de gobierno del IMQ,  ha reiterado su "firme voluntad de que la propuesta sea conocida con el máximo detalle por todos los accionistas". Además, previendo una reñida votación, alerta de que los socios se "aseguren" de que, en el caso de que deleguen su voto, se transmita en el sentido correcto. E insiste en que se trata de una votación en la que "está en juego tu patrimonio, tu futuro y el de la empresa".  En un nuevo comunicado enviado a los médicos la dirección, presidida por Beatriz Astigarraga, traslada su deseo de trasladar toda la información posible tras las peticiones de todos los médicos para conocer con detalle el acuerdo. 

Además, la dirección responde a la propuesta de los accionistas que no quieren vender a Adeslas y reclaman comprar con fondos propios del IMQ a los médicos que quieren vender que esa fórmula se limitaría a 100 accionistas. Si la cifra de médicos que saliera de la entidad superase esa cantidad, "implicaría la no percepción de dividendos en años futuros", "comprometiendo gravemente la actual solvencia del grupo". 

Ademi, la asociación de médicos de lMQ que no quieren vender a Adeslas y reclaman mantener el control de la entidad, plantea una opción que permitiría comprar las acciones por 5.000 euros más que los ofrecidos, pero a cargo del propio patrimonio del Igualatorio. Estos accionistas denuncian que la oferta de Adeslas es una venta encubierta y la "cesión de todo el control" a la aseguradora de Caixabank y Mutua Madrileña. Señalan que la oferta establece que Adeslas debe  aumentar primero su participación del 45 al 50% y luego comprar las acciones a los médicos en una operación que garantizaría el control total de la entidad.

Mientras tanto la PAI, la plataforma que agrupa a los médicos partidarios de vender sus acciones a "precio de mercado" y que han forzado la oferta de Adeslas, condiciona el voto a "conocer los detalles del acuerdo", aún reconociendo que es un punto positivo la situación lograda. En este sentido reclaman un contacto directo con Adeslas para conocer todos los aspectos antes de tomar una decisión. La PAI ha convocado para el próximo 9 de junio una asamblea abierta en la que analizar todos los detalles y fijar una posición. 

Adeslas comunicó que ofrecía a comprar acciones a los médicos que habían manifestado su voluntad de vender por 255.000 euros cada uno de los paquetes accionariales. A cambio, se comprometía a no superar el 50% de la aseguradora y respetar el modelo del IMQ, sus trabajadores y la sede social en Bizkaia. La dirección del IMQ, que había asumido la oferta para llevarla a la Junta de Accionistas, ha matizado varios detalles esta misma semana. Así, ha recordado en un circular que esos 255.000 euros están pendientes de una "auditoría previa" y que la compra en la primera ventana no se haría por Adeslas, sino que sería el propio IMQ el que adelantaría el dinero "hasta para 100 accionistas", mientras la entidad gestionada por Caixabank y Mutua Madrileña recibe las autorizaciones de Competencia pertinentes para aumentar su 45% de las acciones hasta el 50%.

 

Archivado en:

Destacados
Lo más leído