Pásate al MODO AHORRO

El IMQ se enfrenta hoy a su junta más convulsa en la que se decidirá su modelo de futuro

La dirección propondrá a los socios que quieran vender aceptar la propuesta de Adeslas, mientras los agrupados en Ademi defienden que el control lo mantengan los médicos

Clínica IMQ Zorrozaurre en Bilbao / EP
Clínica IMQ Zorrozaurre en Bilbao / EP

El Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ) afronta este miércoles una de la Juntas de Accionistas  de accionistas más convulsas de su historia.
Los más de mil accionistas deberán decidir si aceptan la oferta planteada de por Adeslas o se decantan por la vía que proponen los médicos agrupados en Ademi, en un encuentro en el que se prevé largo y convulso.

Las posturas no pueden estar más enfrentadas. La dirección del IMQ encabezada por  Beatriz Astigarraga llega tocada al encuentro con los accionistas después de la sentencia del Juzgado de lo Mercantil que viene a cuestionar su actuación, ya que acusa abiertamente al consejo de administración de perjudicar a algunos accionistas con sus decisiones, en concreto a los asociados en la agrupación Montepío, la asociación en la que están representadas las EPSV de los médicos asociados.

En concreto, la sentencia considera que el blindaje que aprobó el anterior consejo de administración del IMQ para proteger la sociedad frente a posibles OPAs y la entrada de socios externos, se ajusta a la legalidad, y que por lo tanto el Montepío mantiene su capacidad de veto a la hora de decidir una venta de acciones de la sociedad. Pero además, cuestiona al actual consejo de administración de IMQ por su  decisión de "allanarse" ante la impugnación, ya que el blindaje ante posibles OPAs la tomó la anterior dirección. Con el cambio en consejo  decidió "allanarse", una cuestión que el juez considera que "perjudica a Montepío, una de las socias que votó a su favor y ahora defiende su validez". 

Así las cosas el Montepío llega reforzado a la Junta en la que se  decidirá sobre la venta a Adeslas, con su capacidad de veto reconocida por el juez en tanto no haya una decisión distinta de los accionistas.

Aunque algunas fuentes señalan que, en principio, Montepío no tiene intención de ejercitar ese derecho de veto y que su idea es aceptar lo que decidan la mayoría de los socios, lo cierto es que la sociedad explica en un comunicado interno que la propuesta de Adeslas  "no garantiza la continuidad de las aportaciones en el futuro" de las EPSV y "sobre todo no garantiza la continuidad del Modelo del IMQ. Como consecuencia de ello, queremos transmitiros nuestra opinión negativa sobre la misma".

Las críticas a la actual dirección del IMQ en la sentencia refuerzan también la posición de Ademi, la asociación que agrupa a los médicos contrarios a la venta a Adeslas, que planteará en la junta de hoy un cambio en la consejo de administración para iniciar un nuevo rumbo en la sociedad para que sean los médicos los que mantengan el control de la misma.

Para convencer a los que quieren vender sus acciones de que se lo piensen dos veces antes de vender a Adeslas han mejorado su oferta económica. Mientras Adeslas, que ya tienen el 45% de las acciones del IMQ, ofrece pagar los paquetes accionariales a 255.000 euros, Ademi eleva la oferta a 260.000 euros.

Ademi reiteró ayer por la tarde que su opinión de que la propuesta de Adeslas  "supone un cambio radical" para la sociedad y que, de aceptarla, supondría "a medio o largo plazo que Adeslas se haría con un control indiscutible".

Mientras tanto, la Sociedad de Médicos que tienen mayoría en el consejo y que apuestan por suscribir la oferta de Adeslas, llegan a la junta convencidos de que  "hemos sido capaces de explicar bien a los accionistas cuál es nuestra postura y de que lo que se presenta para su votación es lo mejor para el futuro del IMQ". Un futuro de momento incierto.

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados