Pásate al MODO AHORRO

Iñaki Nubla: "En 2020 las cooperativas han seguido creciendo y creando empleo en Euskadi"

El presidente de la Sociedad para la promoción de Cooperativas en Euskadi Elkar-Lan augura un año positivo para la constitución de cooperativas en Euskadi a pesar de un año difícil para la economía vasca

Iñaki Nubla Otaola, presidente de Elkar-lan / CV
Iñaki Nubla Otaola, presidente de Elkar-lan / CV

ELKAR-LAN es una cooperativa de segundo grado cuyo objetivo es la promoción de empresas cooperativas y, consecuentemente, la creación de empleo cooperativo y desarrollo económico y social. Promovida por la Asociación Superior de Cooperativas de Euskadi (CSCE) y la confederación Konfekoop, ofrece orientación, formación y asesoramiento sobre aspectos legales para la constitución de cooperativas en Euskadi. En 2020, Elkar-Lan promovió la creación de 113 cooperativas que generaron más de 300 puestos de trabajo. A pesar de la disminución de pedidos, bloqueos de logística y problemas de suministro que han afectado a la práctica totalidad  tejido empresarial vasco, la asociación señala una red de cooperativas fuerte que crecerá en 2021. Su presidente, Iñaki Nubla, presentaba los resultados de un año "difícil" para todas las empresas, si bien las cooperativas han resistido a la crisis que, según Nubla, las hará más fuertes en los próximos años. 

¿Cómo ha evolucionado el movimiento cooperativista en Euskadi durante la pandemia?

Teniendo en cuenta la situación pandémica que estamos viviendo la constitución de cooperativas ha descendido muy poco respecto al año 2019. Creemos que hemos salvado bien el ejercicio tanto en el número de cooperativas como en los puestos de trabajo, que en 2020 ascienden a 318, ligeramente por debajo que en 2019 que fueron 349 las cooperativas de nueva creación. Hay que tener en cuenta además que estos 318 empleos son los que se crean en el momento de la constitución, al de poco suelen incorporarse nuevas personas por lo que fácilmente podemos llegar a los 400 empleos. 

El pasado año el número de cooperativas creció de forma general. Nosotros que estamos en Konfekoop, la Confederación de Cooperativas e Euskadi, hemos visto que nuestro censo ha crecido en más de 20 cooperativas y también el número de trabajadores, en casi 1500. Ha habido una pequeña caída en algunas cooperativas pero que se ha compensado con la creación de nuevas y la consecuente generación de empleo. En algunos sectores ha habido una  mayor demanda, sobre todo en las cooperativas de distribución, agrarias y de enseñanza. En otros sectores, por el contrario, han disminuido su empleo o echado el cierre, como son las que tienen que ver con la hostelería, la cultura y el ocio.

A nivel de empleo, la cooperativas rondan los 59.000 puestos de trabajo en el País Vasco que representan el 6% del PIB de la Comunidad Autónoma 

La variación en los últimos años indica un comportamiento a contracorriente en periodos de recesión...

La cooperativa es anticíclica. En las épocas de bonanza, en el año 2019, cuando el paro estaba prácticamente debajo del 10%, las instituciones y empresas estaban demandando puestos de trabajo y el promotor no está tan incentivado a la hora de constituir su propia empresa. Sin embargo, en los momentos de crisis, cuando hay despidos y se recortan salarios, se apuesta por la constitución de esta forma de empresa. El emprendedor, bien porque está en paro, bien porque no está satisfecho en su empresa o por el impulso de hacer algo diferente, monta su propio negocio y uno de los modelos por los que se suele optar, en la medida en que sea emprendimiento colectivo, es la cooperativa. Por su facilidad, la filosofía que hay detrás del movimiento cooperativo y en general están bien tratadas. 

A nivel de empleo, la cooperativas rondan los 59.000 puestos de trabajo en el País Vasco. En la confederación hay 1.300 y otras 200 que no forman parte suman una 1.500 cooperativas que representan el 6% del PIB de la Comunidad Autónoma Vasca. Las cifras han ido aumentando poco a poco y esperamos un incremento del 20% en la constitución de cooperativas en 2021.

Todos los años vemos que Álava está a la cola en la formación de cooperativas ¿A qué responde este menor impacto?

En Bizkaia y en Gipuzkoa hay un sector servicios muy potente que incluye el modelo cooperativo. En Álava, al ser una población más pequeña con una carga industrial importante, el sector servicios está menos representado y también lo están las cooperativas. Es una cuestión de población y estructuración sectorial. 

Hoy en día la mayoría de las cooperativas son servicios, el resto son muy escasas. La tendencia es que las industriales y agrarias se concentren y crezcan porque aumentan su tamaño a que surjan otras nuevas. En el sector servicios, las personas están incidiendo mucho en que quieren otro modelo de empresas, en otros casos por necesidad o porque son recién licenciados, pero últimamente están llegando muchos promotores con buena formación, experiencia, gente bastante madura que quiere montar su propia empresa. Se están creando muchas asesorías y consultorías de todo tipo, por ejemplo. 

En el sector servicios, las personas están incidiendo mucho en que quieren otro modelo de empresas

¿Y respecto al resto de comunidades?

Es como el blanco y el negro. A nivel estatal hay muchas cooperativas agrarias y alimentarias, sobre todo, también de crédito, pero el cooperativismo fuerte que tenemos en Euskadi de trabajo asociado, a nivel estatal es residual o muy pequeño. También tenemos un cooperativismo fuerte de consumo, o en enseñanza, el 30% de la enseñanza en Euskadi está cooperativizada, ratios que se alejan del resto de España. 

¿Los incentivos tienen mucho que ver?

Hay incentivos por parte de las instituciones para la constitución de las cooperativas, hay bonificaciones fiscales y la cooperativa en Euskadi tiene una buena prensa. Todo eso influye a la hora de poner en marcha una cooperativa. 

Es un modelo en el cual la persona está por encima del capital, hay personas con determinados intereses y a la hora de constituir su empresa optan bien por un modelo donde la persona sea, digamos, el centro de la empresa o lo sea el capital. En nuestro caso, en las cooperativas, son las personas. Por ejemplo a la hora de votar, a la hora de distribuir los resultados, de gestionar la empresa, este tipo de factores también resultan una motivación en muchos casos para optar por la cooperativa.

Un problema muy señalado, sin embargo, es el desconocimiento de la forma jurídica y trámites legales para su puesta en marcha...

Sí, son de tipo financiero pero también burocrático. No conocen las entidades financieras, dónde escribir los estatutos o hacerse con modelos. Eso es un paso que solucionamos nosotros. Por otro lado, se topan con problemas de acceso a locales o espacios donde poder desarrollar su actividad. A la hora de hacer el plan de viabilidad de empresa, prestamos un servicio de asesoramiento porque no se tienen en cuenta todos los factores que se deberían. 

Cuando los emprendedores se dirigen a Elkar-Lan vienen con una idea de negocio. En primer lugar lo analizamos acompañamos a los emprendedores en constitución de la nueva empresa, realizamos la parte burocrática sin ningún coste para ellos y una vez constituída, les asesoramos durante un año para que cumplan con las legalidades y varias cuestiones con las que tienen que cumplir los primeros meses. Una vez han cogido la dinámica son capaces de seguir con la empresa adelante sin tantas dificultades en este aspecto. 

En las universidades, donde la gente sale con un alto grado de cualificación, el funcionamiento de la cooperativa no está divulgado

¿Cuál es el papel de agentes promotores como centros educativos o instituciones?

Las institucionesdeben facilitar el camino a las personas emprendedoras a la hora de montar su propia empresa, en este caso la empresa colectiva. Esta debería de estar más incentivada porque además de la problemática individual de su negocio, se encuentran con la complejidad de poner en marcha una empresa con compañeros. Eso incrementa la dificultad. 

Por otro lado, consideramos que la educación es un pilar básico para que los futuros promotores o emprendedores salgan con una formación mínima. En centros de Formación Profesional algo se trabaja, porque es parte del currículum, sin embargo en las universidades, donde la gente sael con un alto grado de cualificación, el funcionamiento de la cooperativa no está divulgado. En áreas como la económica o la jurídica, los jóvenes graduados saben perfectamente cómo funciona una sociedad mercantil pero el de la cooperativa lo desconocen, lo que lleva a que directamente no se contemple. Hay institutos de estudios cooperativos, pero es algo muy específico. Estamos trabajando el reforzar este área en las universidad vascas y hablando con los rectores de los tres centros para que dentro del currículum formativo tome parte el modelo cooperativo con la dimensión suficiente como para que los jóvenes salgan preparados. 

Desde Elkar-Lan, seguiremos incidiendo en trabajar con los prescriptores de las cooperativas, asesorías y notarías, oficinas de empleo, centro de formación profesional, asociaciones y colegios profesionales, así como las Universidades.

Destacados
Lo más leído