Pásate al MODO AHORRO

La inflación y la crisis de suministro afectan al beneficio de Vidrala

La compañía, que sigue registrando cifras récord con un crecimiento del beneficio del 13,5%, advierte que es necesaria una adaptación de precios o que las dificultades pasen

Instalaciones de Vidrala en Ayala. / Vidrala
Instalaciones de Vidrala en Ayala. / Vidrala

La compañía de la familia Delclaux, a pesar de acercarse a un año récord, no puede escapar al impacto de los costes energéticos y la crisis de suministros. Así en su informe sobre el tercer trimestre del año advierte claramente de que "los márgenes estarán durante los próximos meses inevitablemente afectados por el anormal contexto inflacionista". Una situación que solo podrá cambiar una subida de precios, como adelantó 'Crónica Vascao un cambio de coyuntura.   

La compañía ha presentado sus resultados sobre los primeros nueve meses del año en los que sigue anotando un gran comportamiento en la venta de envases de vidrio con un crecimiento de las ventas del 9,4%, con 820,5 millones de facturación con los que puede sostener un ebitda (beneficios antes de impuestos y amortizaciones) de 226 millones de euros, lo que supone un 11% más que el año pasado. Las cifras siguen consolidando el avance de Vidrala que planteaba un 2021 histórico con resultados sin precedentes gracias a la recuperación del mercado del turismo y la hostelería, a su plan de inversiones y al protagonismo del vidrio frente al plástico como envase alimentario. 

El alza de sus costes de producción ha obligado a la empresa a plantear a sus clientes una revisión de los precios en los nuevos contratos. Una circunstancia que puede abrir también una oportunidad para que Vidrala, dada su buena situación, pueda comprar a otras compañías con menos capacidad de aguantar el incremento de los costes. 

A pesar de todo, la compañía mantiene unos niveles sólidos de rentabilidad con crecimientos de ventas, beneficios y una minoración de de deuda del 63% sobre el año pasado estableciéndose en 98 millones de euros, frente a los 448 millones de 2018. Las ventas, según señalan los analistas podrían superar los 1.000 millones a final de año. 

La compañía está inmersa en proceso de renovación de hornos dentro de un plan inversor que comenzó en 2019 y que le hace especialmente competitiva, ya que los nuevos recursos que están instalando ahorran entre un 10% y un 15% de consumo energético. 

Archivado en:

Destacados