Pásate al MODO AHORRO

Ingeteam presenta un ambicioso plan con inversiones de 210 millones en plena crisis por la guerra

La empresa considera que se verá beneficiada por el impulso que se dará a las renovables para reducir la dependencia del gas ruso, y creará 1.000 empleos en tres años, 250 en Euskadi

El consejero delegado y la presidenta de la empresa en uno de los laboratorios. / CV
El consejero delegado y la presidenta de la empresa en uno de los laboratorios. / CV

Ingeteam se apoyará en el  fuerte impulso de las energías renovables para incrementar hasta en un 44% su facturación. En plena crisis  de "emergencia energética" y de suministros,  agravada por la invasión de Ucrania por Rusia, y mientras se está asistiendo a un goteo de empresas que están parando la producción por los altos costes energéticos, Ingeteam ha presentado un ambicioso plan de futuro a tres años, hasta 2024, el que se contempla incrementar la facturación hasta los 1.000 millones de euros y la plantilla en 1.000 personas, de las que alrededor de 250 estarán en las plantas de Euskadi.

Aunque su consejero delegado,  Adolfo Rebollo, ha reconocido que también les afecta el alto coste de la energía y que tienen que hacer "el pino puente" para tener los suministros que necesitan, ha considerado que el conflicto bélico no supondrá una incidencia directa negativa en el desarrollo de este plan estratégico. Al contrario, porque de forma indirecta Igeteam considera que se verá favorecida por el impulso que supondrá este conflicto -que ha calificado de   "deplorable"- a  todas las energías renovables y a acelerar la electrificación para reducir la dependencia del gas ruso.

En concreto, el plan estratégico, que Rebollo ha presentado en compañia de la presidenta de la empresa, Teresa Madariagacontempla inversiones de 210 millones de euros, de las que 140 se destinarán a I+D. Con  ello pretenden llegar a una cifra de negocio de 1.000 millones de euros.

 Parte de las inversiones, en total 70 millones,  se destinarán a nuevas instalaciones y mejoras de las ya existentes. En concreto, destinará fondos a dos plantas fotovoltaicas para el autoconsumo de sus plantas de Beasain (Gipuzkoa) y Sesma en Navarra. Además de se invertirá en un nuevo edificio para un nuevo edificio en Navarra para un nuevo laboratorio  y en la planta de Milwaukee en Estados Unidos.

La empresa acumula una cartera de pedidos de 800 millones de euros, una cifra histórica, según han señalado, aunque Rebollo ha reconocido que serán unos pedidos que se completarán a lo largo de este año y habrá que ir a buscar más. 

Resultados 'modestos' 

La empresa en  2021 facturó 675 millones y cerró el ejercicio con beneficios de algo más de 13 millones de euros, un 2 % sobre ventas. Unos resultado "modesto" pero, del que han destacado que se ha conseguido pese a estar inmersos en en la crisis de la  pandemia y de la escasez de materias primas. Dentro del plan estratégico gasta 2024 se han marcado un objetivo mínimo de un 5% de rentabilidad en términos de resultado antes de impuestos, y "de ahí para arriba".

El grupo está presente en estos momentos en un total de 24 países y exporta más del 80% de su producción, con presencia en sectores muy ligados en estos momentos a la búsqueda de fuentes de energía alternativas y generación sostenible, como el transporte, el almacenamiento, el consumo eficiente, para las ramas de energía eólica, marina, movilidad eléctrica, redes eléctricas, hidrógeno verde, hidráulica, aguas o almacenamiento de energía entre otras.

 

Archivado en:

Destacados