Pásate al MODO AHORRO

Las inversiones para aprovechar el calor residual en la industria se amortizarían en cinco años

Un estudio de la UPV/EHU estima que las empresas industriales podrían reutilizar el calor generado que ahora desestiman

Procesos industriales. / TEKNIKER
Procesos industriales. / TEKNIKER

Muchos de los procesos industriales tradicionales generan calor que normalmente es evacuado a la atmósfera. En los procesos productivos como la fundición, siderurgia, papel o cemento se pierde entre un 35 % y un 50 % del calor generado y la mayoría de las empresas industriales desechan casi todo el calor residual generado en sus procesos, "aunque podrían reutilizarlo para mejorar su eficiencia energética con inversiones que recuperarían en menos de cinco años".

Así lo determina un estudio realizado por la UPV/EHU a través del gurpo de investigación universitario ENEDI, quien ha comprobado que, "para los flujos de calor residual superiores a 400°C, más del 90% de las empresas estudiadas presentan periodos de retorno inferiores a cinco años para las inversiones que realicen destinadas a la recuperación de ese calor habitualmente desechado". En el caso de las industrias con temperaturas de calor residual inferiores a 200 °C, la proporción disminuye hasta alrededor del 40 %, un valor todavía notable.

Los investigadores han realizado una estimación del calor residual que se podría aprovechar y volver a reutilizar en la industria del País Vasco. "La reutilización de manera eficiente de ese calor residual industrial o su recuperación para ser empleado en otros procesos muestra un importante potencial para aumentar la eficiencia energética en la industria", ha señalado ENEDI.

El beneficio de las políticas públicas

Las estimaciones muestran una importante oportunidad de implementar soluciones para recuperar esta energía desperdiciada, especialmente en el sector siderúrgico y en la industria petroquímica, ha comentado uno de lo autores, Pello Larrinaga. Pero también ha matizado que todo esto requiere en la mayoría de las ocasiones de una modificación en las infraestructuras o en los procesos productivos.

"Dicho de otra manera, las empresas tienen que tener ambición para realizar este tipo de inversiones. Por ello, el desarrollo de políticas públicas que fomenten estas medidas también sería beneficioso", ha agregado.

Bizkaia es la provincia vasca con mayor potencial gracias a una industria más intensiva en energía. En Gipuzkoa hay muchas empresas relacionadas con la fabricación de máquinas-herramienta y la industria auxiliar del automóvil, sectores en los que no se han identificado datos de calor residual industrial relevantes. En el caso de Álava, la provincia menos poblada, las fuentes de calor residual se concentran en áreas industriales muy concretas, ha detallado Larrinaga.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados