Pásate al MODO AHORRO

Irlanda se convierte en una fuente de financiación para las empresas vascas

Cie Automotive, Euskaltel, Neinor, Tubacex, Sidenor o CAF han recurrido a esta línea que ha generado financiación en los dos últimos años por más de 1.500 millones de euros para compañías en Euskadi

El gobernador del Banco de Irlanda, Philip Lane. / EP
El gobernador del Banco de Irlanda, Philip Lane. / EP

Las directrices del Banco Central Europeo (BCE), que marcan cada vez mayores exigencias a las entidades financieras para inyectar dinero a las empresas, hace que éstas busquen mecanismos alternativos de financiación que les permitan contar con fondos a los que recurrir con facilidad. La Bolsa de Irlanda a través de su programa de EPC (Euro Commercial Paper) está logrando atraer a numerosas compañías vascas que encuentran en esta emisión de bonos en el mercado irlandés una fórmula de financiación muy atractiva. Así, en los últimos dos años hasta una decena de las grandes empresas del País Vasco han acudido a esta herramienta para obtener líneas con un saldo de más 1.500 millones. 

Según explican desde Banca March, una de las entidades más especializadas en la colocación de estos bonos, se tratan de una herramienta de financiación que consiste en títulos emitidos por las empresas a plazos reducidos, normalmente de entre un mes y un año, equivalentes a los pagarés españoles y que cotizan en la Bolsa irlandesa. En un escenario de tipos de interés cero, o incluso negativo, los inversores encuentran en esta opción una alternativa apetecible antes que tener el dinero en depósitos. La inmediatez de las operaciones genera un intensa actividad en el mercado de corto. 

Las empresas emiten bonos hasta una cantidad a la que pueden recurrir durante un año y, finalizado ese plazo, pueden incluso renovar la emisión y seguir contando con un dinero equivalente a la línea de crédito que puede ofrecer un banco al uso, aunque con menor coste. Es una opción que ya han empleado compañías como Euskaltel, que renovó su línea con 200 millones el pasado mes de marzoCie Automotive que cuenta con un saldo de hasta 400 millones de euros. Otras compañías que han empleado este recurso últimamente han sido Tubacex, con 150 millones de euros, Sidenor con 200 millones. También la inmobiliaria Neinor cuenta con una emisión de hasta 300 millones que empleará para digerir la compra de Quabit.

El MARF, la fórmula española

En España, la preocupación por la aparición de estas alternativas en el mercado internacional preocupa y se está tratando de reforzar una herramienta propia, el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). El mecanismo es el mismo, pero dentro de nuestras fronteras. Se creó en 2013, pero últimamente se está tratando de desarrollar con más intensidad. De hecho, CAF, la constructora de trenes guipuzcoana, ha dejado el año pasado los EPC de Irlanda para financiarse con 250 millones en el MARF

Es una respuesta del regulador porque detecta la necesidad en las empresas de buscar financiación y es consciente de los límites que se están poniendo a los bancos tradicionales. Y es que la Unión Europea señaló el riesgo de la "bancarización de la economía española", dado que prácticamente el 90% de la financiación provenía de los bancos. Tras la crisis financiera de 2008, el BCE estableció la necesidad de reducir la exposición de las entidades financieras y retirar su posición, lo que ha generado la búsqueda de nuevas alternativas en las que también cobran especial importancia los fondos de inversión.

 

Lo más leído
Destacados