Pásate al MODO AHORRO

ITP Aero se prepara para la venta cerrando un 2020 casi sin pérdidas

La compañía prevé una recuperación tardía y descarta más despidos mientras hace crecer su valor estratégico creciendo con la planta de 600 trabajadores de Reino Unido

Sede de ITP en Zamudio / CV
Sede de ITP en Zamudio / CV

ITP ha cerrado 2020 con unas pérdidas de 13 millones de euros, acusando en menor medida las pérdidas generalizadas en el sector por la caída del tráfico aéreo y del volumen de pedidos. Las cuentas evidencian el valor estratégico de la compañía que Rolls Royce necesita vender, una operación sobre la que el consejero delegado, Carlos Alzola, ha señalado que “será con un accionista que siga con el desarrollo de la compañía, su tecnología y las inversiones en su plantilla y tecnología”. Alzola ha dado por finalizados también los ajustes de plantilla y ha señalado que no se esperan más despidos. 

La aeronáutica vasca se ha refugiado en el 30% de su negocio que se dedica a la aviación militar para hacer frente al parón que ha generado la pandemia en el sector civil y turista de las aeronaves. Es más, sino se tuvieran en cuenta los efectos “excepcionales”, como el coste de los recortes de plantilla y el “deterioro de los programas de activos civiles”, el 2020 habría arrojado unos beneficios de 25 millones de euros.

Crecimiento con la planta de Hucknall en Reino Unido

Las cifras siguen estando lejos de los 95 millones de euros de beneficios cosechados en 2019, pero no dejan de evidenciar el valor estratégico y tecnológico de ITP. Una importancia que crece con la decisión de su propietaria, Rolls Royce, de hacer crecer la empresa vasca uniéndole la planta de 600 trabajadores situada en Hucknall, Reino Unido, y cuyo proceso de absorción se realizará este año.

El sector militar ha servido como refugio de actividad

Las ventas de la compañía en 2020 han ascendido a 735 millones de euros, lo que supone un descenso del 25% sobre el año anterior. El sector de la aviación civil, ha acusado especialmente el parón, sobre todo en el caso de los aviones de doble pasillo. En cuanto a Defensa, la actividad se ha mantenido estable, gracias a los servicios de mantenimiento y a los encargos del motor EJ200 que equipa al Eurofighter

La recuperación será a largo plazo y el 2021 se prevé "plano"

El consejero delegado de ITP, Carlos Alzona, ha destacado la “dificultad y exigencias de este 2020” y ha señalado que, si bien en “2021 se esperan resultados en la movilidad y en la recuperación del tráfico aéreo, todavía esa traslación a la línea industrial será más tarde”. En este sentido ha anunciado que el 2021 será un “año plano” y con una “estabilización” en los beneficios, dado que es generalizada en el sector la opinión de que la recuperación va para largo.

No se contemplan más ajustes de plantilla y se mantienen las inversiones

La compañía ha cerrado su plantilla con algo más de 3.500 trabajadores a los que añadirá los 600 de la planta británica a lo largo de este año.  Son las cifras después de los despidos y ajustes realizados que han ascendido a un total del 15%. Según ha explicado Alzona, “muy por debajo de las cifras del sector”. Además, ha destacado que, “de momento”, no se esperan más ajustes laborales.

ITP ha señalado también el esfuerzo realizado con 34,4 millones de inversión en I+D para  desarrollar áreas relevantes relacionadas con la fabricación aditiva-3D o proyectos de propulsión híbrida-eléctrica.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído