Pásate al MODO AHORRO

Jainaga, de artífice del milagro siderúrgico a la magia de la diversificación

El empresario vasco presidente de Sidenor ha presentado una oferta por la gallega Alcoa, fabricante de aluminio, y suena entre las empresas que podrían hacerse con el control de la aeronáutica ITP

El presidente de Sidenor, José Antonio Jainaga./ EP
El presidente de Sidenor, José Antonio Jainaga./ EP

José Antonio Jainaga, presidente de Sidenor, sueña con una siderurgia vasca fusionada. Una empresa grande en el sector que tenga capacidad suficiente como para enfrentarse a los grandes de tú a tú. 

Antes de la era precovid lanzó esta oferta varias veces. La última, poniendo nombre y apellidos a las empresas a las que llamaba a sumarse con la suya. Fue en enero de 2020, cuando todavía el Covid-19 parecía algo que no nos nos tocaría de lleno. Creía entonces Jainaga que Olarra, Tubacex, Tubos Reunidos y Sidenor, darían lugar a un grupo siderúrgico potente vasco mejor posicionado para acometer el futuro.  La propuesta no cuajó, al menos en ese momento, y después llegó de lleno el Covid y lo cambió todo -o al menos, lo aplazó- y dejó entre las empresas que Jainaga quería fusionar realidades muy diferentes, pese que todas sufrieron el mazazo de la crisis.

Sidenor es quizá de pocas grandes compañías del sector que han superado la crisis sin despidos, con un ERTE que levantó antes de lo previsto,  que ha realizado inversiones en plena pandemia y que espera un 2021 de recuperación en una especie de resurgir de sus cenizas. Ahora tiene en marcha un quinto turno en la plantilla ante el aumento de pedidos.

No es la primera vez que Sidenor 'resucita', ni la primera que lo hace de la mano de Jainaga. De hecho, este empresario fue capaz de llevar a esta empresa a desandar el camino tras ser comprada por la multinacional brasileña Gerdau, y consiguió que volviera a manos de empresarios vascos y, lo más importante, que fuera rentable. Todo un milagro siderúrgico. 

Quizá porque el sueño de esa fusión está cada vez más lejos, -algo que en aquella época el Gobierno vasco aseguró que veía con buenos ojos- Jainaga parece cada vez más decidido a diversificar inversiones y su nombre y el de su empresa son ya habituales en las grandes operaciones industriales del momento en una estrategia de diversificación, "tanto en el negocio del acero como fuera de él", como reconoce la compañía en su memoria.

De entrada, Sidenor puede ser una de las empresas que otorguen seguridad industrial y arraigo al proyecto de la venta de ITP. La empresa ha confirmado conversaciones con el fondo Bain Capital con el que Rolls Royce negociará en exclusiva a partir de ahora, para participar en el núcleo duro industrial de la empresa junto con Sener y otras compañías españolas. Pero no es el único proyecto en el que está inmerso. También ha presentado una oferta por la planta gallega de  Alcoa, por el interés que tiene en diversificar producción hacia el aluminio. 

Jainaga es un empresario reconocido en en ámbito vasco y también en el estatal, pese a que no le duelen prendas a la hora de hablar claro sobre las dificultades con las que se encuentran los empresarios a la hora de sacar adelante sus empresas.
Presidente de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía se ha quejado en diversas ocasiones de los altos precios de la electricidad y  ha cargado contra las políticas climáticas de los gobiernos que quieren pasar por encima de la política industrial. Pero sabe dar una de cal y otra de arena. En mayo, la ministra Teresa Rivera visitaba la planta de Basauri para ver de primera mano la inversión tecnológica a la que ha destinado 130 millones de euros, gran parte de ella para reducir el consumo de energía y las emisiones. Este proyecto opta a recibir fondos europeos, lo mismo que otros de la empresa relacionados con la descarbonización.

 

Archivado en:

Destacados