Pásate al MODO AHORRO

Kutxabank rentabiliza la venta de Ibermática a un fondo inglés

El fondo de capital riesgo británico Glendower se hace con la mayoría de la tecnológica con sede en San Sebastián

Ibermática. EP
Ibermática. EP

El fondo de capital británico Glendower se ha hecho con la mayoría de la empresa Ibermática adquiriendo el 55% de su accionariado, según se ha notificado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La firma británica gestiona más de 5.700 millones de dólares a través de sus cuatro fondos con los que mantiene presencia en más de 1.300 empresas. 

Ibermática era una empresa que estaba en todas las quinielas para entrar en una operación corporativa de este tipo. La venta se venía fraguando desde hace tiempo, ProA Capital buscaba comprador para su participación que había adquirido a Kutxabank, cuando ésta se desprendió de una parte importante de las acciones que tenía en la tecnológica. Y es que el crecimiento continuado en los servicios de creación de software y desarrollo en apoyo a administraciones públicas, como las del País Vasco, así como su participación en la red de ayudas europeas para proyectos de investigación, han llevado a Ibermática a incrementar su facturación de modo continuo. Así, en este 2020 y a pesar del coronavirus, ha visto como subía su cartera un 6% más alcanzando los 208 millones de euros en lo que llevamos de año. 

Un caramelo para ProA Capital, la empresa que poseía el 55% de Ibermática, tras la reducción de posiciones de Kutxabank, y que deseaba cerrar la operación con la venta y la recogida de beneficios por la tecnológica con sede en San Sebastián. 

Ibermática es una empresa que se ha hecho fuerte en la prestación de servicios de desarrollo de software a grandes empresas, principalmente la administración pública. Su papel, en este sentido en la administración vasca, tanto en Gobierno como en Diputaciones, es muy importante con una presencia enorme en el desarrollo de la presencia web y servicios digitales de las instituciones vascas. Además, su integración en la red de centros de investigación del País Vasco, le ha dado una posición privilegiada en la conformación de los grupos de empresas que desarrollan nuevos productos innovadores con financiación europea. Se trata de unas líneas de ayuda que sufragan el diseño y desarrollo tecnológico del producto a las empresas, dejándoles a éstas que puedan participar en los beneficios a partir de la comercialización. En estos consorcios, las empresas aportan el conocimiento y la experiencia sobre su área de trabajo. Mientras que la tecnológica, el trabajo del desarrollo de software. Es esta tarea la que entra la primera financiación y en la que Ibermática juega un papel determinante. 

En el accionariado de Ibermática está también Kutxabank que empezó impulsando a la empresa con casi un 47,97% de sus acciones y que, tras empujar para su posicionamiento estratégico en Euskadi, recogió los beneficios de la inversión, vendiendo el 32% de sus acciones y quedándose con una posición del 15% de la propiedad, pero que le sigue dando derecho a presencia en el Consejo de Administración y a la participación en el reparto de dividendos. Una operación que se salda con una alta rentabilidad para la financiera vasca. 

Lo más leído
Destacados