Pásate al MODO AHORRO

Kutxabank recupera la financiación precovid para sus fundaciones tras el espaldarazo del BCE

Tras superar los test de estrés del regulador europeo la entidad podrá volver a repartir el 50% de sus beneficios entre BBK, Kutxa y Vital

Sede de Kutxabank en Bilbao. / EFE
Sede de Kutxabank en Bilbao. / EFE

Kutxabank podrá recuperar la normalidad en la financiación de sus fundaciones bancarias para el desarrollo de la obra social de las antiguas cajas de ahorros. Es una de las consecuencias del resultado que obtuvo el mes pasado en los test de estrés elaborados por el Banco Central Europeo (BCE). La entidad vasca obtuvo la mejor calificación de entre los 51 bancos 'medianos' analizados por el regulador con impacto en caso de una hipotética involución económica que reduciría su solvencia del 17% a una horquilla de entre el 11 y el 14%. El resultado satisfactorio de estas pruebas es una de las condiciones que había puesto el BCE para recuperar el reparto de los dividendos y que permitirá a Kutxabank volver a repartir el 50% de su beneficio entre las fundaciones bancarias de BBK, Kutxa y Vital

Fuentes de la entidad financiera confirman que el resultado de las pruebas realizadas por regulador europeo abren esa puerta y permiten recuperar la financiación que en los últimos años había sostenido a las fundaciones, aunque recuerdan que será necesaria la aprobación en definitiva en septiembre. El pasado 2020 el beneficio de Kutxabank ascendió a 180 millones de euros de los que solamente pudo aportar un 15%, 27 millones de euros a las fundaciones. Quedaron bloqueados un total de 63 millones que podrán recibir BBK, Kutxa y Vital en el último trimestre del año. Y es que el BCE redujo el reparto de beneficios entre los accionistas de los bancos a ese 15% como una medida para proteger los activos de las entidades frente al escenario de riesgo generado por la pandemia. El pasado mes de julio, la institución presidida por Christine Lagarde, anunció que eliminaba ese impedimento siempre y cuando el sistema financiero diera síntomas de estabilidad y en función de un "enfoque prospectivo debidamente fundamentado en los resultados de la prueba de resistencia" presentados el 31 de julio. .

Regreso al dividendo en los bancos

El horizonte esperanzador de cara al reparto de dividendos también llega a las principales entidades financieras españolas. Así, el BBVA ya ha anunciado una recuperación de los dividendos en efectivo hasta alcanzar el 40% del 'pay out' que se añadirá a la recompra de acciones en otoño por el 10% del valor del capital en una operación que ascenderá a 3.500 millones de euros. Desde Caixabank, su consejero delegado, Gonzalo Gortázar,  anunció también el objetivo de un pago del 50% del beneficio en forma de dividendo en metálico. Una línea que también ha confirmado el Banco Santander.

Alternativas en las fundaciones 

Así las cosas, y después de un 2020 en el que las fundaciones se quedaron sin la aportación del banco, a finales de este año BBK, Kutxa y Vital podrían repartirse otros 63 millones. Además esta vuelta a la normalidad podría permitir también volver el año que viene a recuperar un reparto anticipado a costa de los dividendos futuros. Este bloqueo de la financiación ha llevado a las fundaciones a buscar alternativas, la BBK ya en el pasado 2020 financió el 27,5% de su presupuesto con ingresos distintos al dividendo. La entidad vizcaína, de hecho, ha comenzado a tirar del fondo de participaciones empresariales, dotado con 100 millones de euros, para cubrir las necesidades de la obra social sin que se resienta. De hecho, en estos momentos tiene paralizada la toma de participaciones en empresas a la espera de que mejoren las condiciones impuestas por regulador. Kutxa de Gipuzkoa está también en este proceso de diversificación, aunque desde la entidad guipuzcoana prefieren no ofrecer porcentajes ni proyectos, mientras que hoy por hoy es la Fundación Vital la única que no se lo plantea, por el menor volumen de gasto de su obra social.

Máximo rango de solvencia

El pasado mes de julio el Banco Central Europeo hizo públicos los resultados sobre la resistencia de 51 entidades a un hipotético escenario en el que la economía española se caería este año hasta provocar un descenso del PIB del 0,9%. Además, en 2022, la recesión seguiría con una caída de la economía del 2,8%, para llegar a un 2023 con un exiguo crecimiento del 0,5% y con un paro por las nubes hasta alcanzar una tasa del 21,9%. Cifras muy alejadas del crecimiento previsto del 6,8% en 2021, del 4,2% en 2022 y del 1,7% en 2023. Este análisis realizado por el regulador se centró en bancos supervisados que no entraban en la muestra escogida por la Autoridad Bancaria Europea (EBA). La entidad vasca, según la prueba, vería como su solvencia en un escenario de recrudecimiento de la crisis económica se reduciría entre 300 y 599 puntos básicos, lo que supondría reducir su solvencia del 17% actual a un rango de entre el 11 y el 14%. Una valoración que sitúa a Kutxabank en el rango más seguro de las entidades analizadas. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados