Pásate al MODO AHORRO

Llega a juicio la muerte de un trabajador y su esposa por amianto en Bizkaia

El empleado estuvo trabajando en la empresa Aceros Olarra y posteriormente durante 20 años en Altos Hornos de Bizkaia

EFE

Aceros Olarra. / Google Maps
Aceros Olarra. / Google Maps

El Juzgado de lo Social número 7 de Bilbao juzgará este miércoles una demanda en la que se reclama una indemnización de 150.000 euros por el fallecimiento de Francisco G.R. en diciembre de 2019 a causa de un mesotelioma pleural tras trabajar expuesto al amianto, cuya esposa murió siete años antes también por un mesiotelioma epitelial derivado de inhalar fibras de este material.

Según ha denunciado este martes la Asociación Vasca de Víctimas del Amianto (Asviamie), Francisco G.R. trabajó en la empresa Aceros Olarra entre los años 1959 y 1965 como peón en la fundición, y posteriormente en Altos Hornos de Vizcaya entre 1970 y 1990 como albañil en el departamento de mantenimiento.

Su actividad principal era la reparación de los hornos, en los que picaban el interior hasta el descamisado, y en la reconstrucción colocaban placas de amianto, que cortaban y colocaban una fila de ladrillo y posteriormente el ladrillo refractario.

El material se almacenaba en una zona conocida como “pabellón del amianto”, y Francisco G.R. contaba que cuando salían de ese pabellón tras realizar alguna actividad utilizaban el aíre comprimido para quitar el polvo de la ropa de trabajo, según ha detallado Asviamie en un comunicado.

Esta Asociación considera constatada la existencia de muchos trabajadores de ambas empresas que enfermaron por patologías derivadas de inhalar amianto, dado que en ambas, durante las décadas de 1960, 70 y 80, utilizaron de forma "muy profusa" la citada sustancia cancerígena.

En 2012, la esposa de Francisco G.R., que se dedicaba a las tareas del hogar y a cuidar de sus seis hijos, falleció con 72 años afectada de un mesotelioma epitelial, enfermedad que deriva exclusivamente de inhalar fibras de amianto.

Según Asviamie, su enfermedad derivó de inhalar fibras de amianto, al lavar la ropa de trabajo de su esposo, "ante el incumplimiento empresarial de la ley", que obligaba a las empresas a lavar la ropa de sus trabajadores expuestos a sustancias peligrosas. 

Destacados