Pásate al MODO AHORRO

Martínez Astorquiza: "La dirección del IMQ tiene un planteamiento que no es neutral"

Txantón Martínez Astorquiza, representante de Ademi, la asociación de médicos del IMQ contraria a la venta a Adeslas, reclama el derecho de los médicos a controlar el IMQ y defiende estudiar alternativas antes de una venta "acelerada" a Adeslas

Txantón Martínez de Astorquiza, representante de Ademi, la asociación de médicos que defiende mantener el control del IMQ
Txantón Martínez de Astorquiza, representante de Ademi, la asociación de médicos que defiende mantener el control del IMQ

El IMQ, la entidad privada médica más importante del País Vasco, afronta el próximo 30 de junio una Junta de Accionistas trascendental para el diseño de su futuro. Desde que un grupo de accionistas declara su deseo de vender sus participaciones a un "precio de mercado", se abrió un intenso debate sobre la forma de resolver esa salida. La dirección defiende resolver la cuestión aceptando la oferta realizada por Adeslas, que ya cuenta con el 45% de las acciones, y que sería quién compraría las acciones de los médicos que que desean salir.

Se trata de un escenario que ven buenos ojos los médicos que han manifestado el deseo de vender, aunque quieren conocer bien todos los detalles. En frente un grupo importante de accionistas más jóvenes, agrupados en Ademi, que defienden que el control de la entidad siga en los médicos rechazando la oferta de Adeslas, al menos por ahora.

Uno de los responsables de esta plataforma es Txantón Martínez Astorquiza. Reclama la necesidad de arbitrar fórmulas que mantengan el control del IMQ en los médicos, mientras gana enteros de cara a la Junta para la que podría contar ya con algo más de la mitad de los votos. Defienden el uso de los recursos de la entidad para comprar las acciones de los propietarios que quieren vender y piden un trato más ecuánime de la dirección a la que acusan de no permitir una confrontación de propuestas en igualdad de condiciones. 

¿Qué sensación tiene tras estas últimas semanas con tantas declaraciones y mensajes cruzados sobre el IMQ en los medios?

La verdad es que estamos un poco cansados de este clima de confrontación, pero creo que el esfuerzo hay que hacerlo porque pensamos que es una causa justa y una propuesta sensata, si no fuera así, no estaríamos en ello. 

La dirección está empleando las herramientas que tiene a su disposición, como las circulares, para atacar nuestros argumentos, que son legítimos, a veces de forma agresiva

 

¿Cree que la dirección del IMQ está manteniendo una posición imparcial?

Es bastante evidente que tienen un planteamiento con una posición definida que no es neutral. Se deben a todos los accionistas, pero, de hecho, están teniendo una actitud que no es esa. Están empleando las herramientas que tienen a su disposición, como las circulares, para atacar nuestros argumentos, que son legítimos, a veces de forma agresiva, autoritaria y soberbia. 

¿Está Ademi en contra de Adeslas?

No, para nada. La propuesta de Ademi no es contra nadie, sino a favor de una manera de entender la profesión médica y de tener una empresa como el Igualatorio. De hecho, consideramos a Adeslas como un socio que se ha comportado hasta ahora muy bien, un socio que nos ha aportado mucho, estabilidad, sinergias con el mercado nacional, capacidad para dar cobertura a todos los asegurados cuando están fuera del País Vasco. La alianza con Adeslas ha sido beneficiosa para las dos partes. Para ellos económicamente también porque invirtieron unos 65 millones de euros y ya se han recuperado, solo en dividendos, 80 millones. Y el valor de su parte de la aseguradora ya supera los 100 millones de euros 

 La propuesta de Ademi no es contra nadie. De hecho, consideramos a Adeslas como un socio que se ha comportado hasta ahora muy bien, un socio que nos ha aportado mucho

 

Entonces, ¿qué le piden a Adeslas?

Al final de lo que se trata en todas las empresas es que los socios se lleven bien, colaboren. Nuestro planteamiento nunca es de confrontación, sino de colaboración. Nuestra propuesta pasa por, en colaboración con Adeslas, movilizar recursos financieros de la compañía que son de ellos y son nuestros también. Es algo sensato, que ha funcionado bien hasta ahora y que puede seguir funcionando. 

¿Le parece la propuesta de Adeslas una compra encubierta?

Encubierta no, es claramente descubierta. Lo que propone Adeslas tiene , como condición inicial, la compra de un 5% más de la aseguradora del IMQ. De tal forma, que ellos alcanzan 50% y la consolidación contable, es decir, a efectos reales, el control completo. Adeslas debe aportar unos 14 o 15 millones de euros para comprar el 5% de la aseguradora, y luego empezar a comprar a los accionistas que quieran salir. No es razonable. Habiendo, además, capacidad financiera con recursos propios para dar salida a los accionistas que quieren vender, sin perder el control del IMQ. Pensamos que es precipitado vender la compañía. 

A nosotros nos interesa, como a cualquiera, ser dueños de nuestro futuro.

 

Pero han señalado que se comprometen en garantizar el modelo del IMQ, el empleo y la sede social.

Esa operación nos deja a los médicos en manos de un tercero que tiene unas políticas que conocemos porque funcionan en otras partes. Y, además, a pesar del compromiso, las cosas pueden cambiar. Y a nosotros nos interesa como a cualquiera ser dueños de nuestro futuro. Los compromisos tienen que tener una delimitación temporal. Creo que hay que fijarse en el modus operandi de Adeslas en otros territorios, esa es la referencia porque con el tiempo ya sabemos que los compromisos se pueden ir diluyendo. Y lo que hoy es de Caixabank, mañana puede pasar a ser un fondo de capital riesgo. Y, además, la propuesta de Adeslas no detalla como va a cumplir esas premisas.

 Lo que hoy es de Caixabank o Mutua Madrileña, mañana puede pasar a ser un fondo de capital riesgo. Y, además, la propuesta de Adeslas no detalla como va a cumplir esos compromisos.

 

Y, entonces, ¿qué respuesta habría que dar a los accionistas que tienen derecho a salir del IMQ obteniendo un precio justo por sus títulos?

Es que es muy sencillo, si tú tienes una empresa valiosa que funciona bien y gana dinero, no tienes por qué vender ahora, se puede hacer dentro de diez años. Nosotros simplemente decimos que lo que plantea Adeslas se puede hacer más adelante, no tenemos una urgencia porque contamos con recursos propios en la entidad. El Consejo lo reconoce, reconoce que puede dar salida a más de 100 accionistas y sin tener en cuenta el dinero que vendría de Adeslas. Es que no hace falta vender ahora, además hay que tener en cuenta que las empresas se revalorizan. 

Ademi ha defendido que hay alternativas a Adeslas, incluso socios financieros, si es necesario inyectar más liquidez

Sí, hay inversores dispuestos a entrar en la compañía porque tiene valor. No podemos decir los nombres ahora porque nos han pedido discreción, pero demuestra que el IMQ es muy atractivo. No solo está Adeslas. 

 Hay inversores dispuestos a entrar en la compañía porque tiene valor

 

Uno de los puntos que se ha cuestionado de la propuesta de Ademi de recurrir a los recursos del IMQ para financiar las compras de los médicos que quieren salir es que no garantizaría la viabilidad en futuras salidas

Es que no es así. Lógicamente, si la empresa gana un 30% más en 2025 mejoraría su patrimonio, se revalorizaría y habría que tenerlo en cuenta en el precio de la acción con los que quieran vender y también con los recursos disponibles para comprar. Es la dinámica del mercado. No hace falta vender ahora, no tenemos que hipotecarnos a la propuesta de Adeslas. Y, además, mientras tanto se seguirían cobrando dividendos que serían más elevados en función de esos resultados. 

¿Y la garantía que ha ofrecido Adeslas para comprar siempre en el futuro con esos 255.000 euros por paquete accionarial?

Hay que tener en cuenta que la propuesta de Adeslas refleja el criterio de una inversión máxima, por lo que se deduce que el paquete de acciones nunca lo van a comprar a más precio que esos 255.000 euros ofrecidos. Para compras futuras plantean hacerlo a un valor ajustado al ebitda (resultado de explotación antes de impuestos), y si Adeslas tiene el control la compañía, ya sabemos como se puede cocinar la contabilidad. Así que el control del precio siempre lo van a tener ellos, vamos a caer completamente en sus manos. 

¿Perciben que tienen mayoría para la Junta del día 30? ¿cree que la propuesta de Adeslas saldrá adelante?

Es muy difícil que entre los médicos activos esta propuesta se apruebe, sobre todo porque no está detallada. Las intenciones serán ir desarrollando la propuesta y habrá que refrendarlo en siguientes Juntas. No se trata de una sola votación, esto es el arranque de lo que será una sucesión de ellas. Y, en la medida en que se conozcan detalles, surgirán más dudas. 

Entre los médicos que se van incorporando al IMQ, muchos no son accionistas ¿Sabe cuántos son?

El modelo del IMQ no es laboral. Los médicos no están a sueldo, sino que cobran en función de las acciones realizadas, como un autónomo. Pero hay 800 médicos en el cuadro que no son accionistas. 

Hay mucha gente para comprar acciones y eso, además, daría cobertura a la salida de muchos de los accionistas que quieren vender sin que haya que poner ningún recurso

 

Y si no entran en el accionariado ¿cómo se garantiza el control entonces?

Si a los médicos que no son accionistas les das facilidades, una financiación cómoda y se explica la fortaleza que tiene el IMQ, seguro que va a haber un gran número de personas dispuestas a hacer un esfuerzo para entrar en el accionariado. Un plan de 400 euros durante 15 o 20 años sería una fórmula que podría dar entrada. Estoy seguro de que hay mucha gente dispuesta a comprar acciones y eso, además, daría cobertura a la salida de muchos de los accionistas que quieren vender sin que haya que poner ningún recurso.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados