Pásate al MODO AHORRO

MásMóvil lanza una OPA para hacerse con Euskaltel por 2.000 millones de euros

MásMóvil anuncia acuerdos con la mayoría del accionariado de Euskaltel con lo que aseguraría una operación que ya ha comunicado a la CNMV

Euskaltel afronta 2021 reforzando su cuota de mercado y buscando socio para su fibra/ Europa Press
Euskaltel afronta 2021 reforzando su cuota de mercado y buscando socio para su fibra/ Europa Press

Grupo MásMóvil ha comunicado este domingo una oferta pública de adquisición (OPA) a través de Kaixo Telecom, S.A.U., una sociedad participada íntegramente por MásMóvil Ibercom, S.A.U., sobre el 100% de las acciones de Euskaltel, S.A. La compañía de telecomunicaciones ha anunciado además que cuenta con el respaldo de la mayoría de los accionistas de Euskaltel: los británicos de Zegona, Kutxabank y Alba Europe. Entre todos suman el 52% de las acciones de la compañía naranja con lo que se asegura el éxito de la operación. 

La oferta está condicionada a lograr "la aceptación de al menos un 75% más una acción del capital y a que obtenga todas las autorizaciones de competencia y regulatorias oportunas que se describen en el anuncio". "A pesar de que la oferta no es una OPA de exclusión, la Sociedad Oferente tiene intención de promover la exclusión de negociación de las acciones de Euskaltel S.A. de las Bolsas de Valores", ha señalado.

De este modo, MásMóvil que últimamente estaba en negociaciones con Vodafone para una posible fusión, cambia de estrategia y da un auténtico bandazo al escenario de las telecomunicaciones en España. La inversión total que MásMóvil va a realizar asciende a 2.000 millones de euros y supone el pago de un 11,17 euros por acción, lo que se convierte en una prima del 26,8% para los accionistas que venden. Por lo que Zegona, Kutxabank y Alba Europa obtienen una importante rentabilidad por la venta de la compañía naranja. La operación supone también la salida de Virgin Telco que había entrado a través de Zegona y que apenas ha estado un año al frente de la compañía naranja.

El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, desmontó la operación con Vodafone cuando afirmó la semana pasada que "ya aburren un poco" las especulaciones sobre una posible fusión de su compañía y ha afirmado que no cree que haya una "fusión" ni con Vodafone, ni con ningún otro operador, "al menos de momento". De hecho, Euskaltel estaba comenzando a diseñar una estrategia de crecimiento en la que preveía crecer con los activos que Competencia obligara a vender a MásMóvil y Vodafone para evitar situaciones de control de mercado. 

MásMóvil es una empresa que nació en Euskadi con un peso importante de la familia Ybarra Careaga que, a través de su sociedad de participaciones, Onchena, impulsó la compañía que compró Yoigo en 2016. Pero en el año 2020, vendieron la mayoría de las acciones a los fondos norteamericanos KKR y Providence, junto con el británico Cinven. Con ese capital, aunque se mantuvo la sede social en el País Vasco, el control quedó en manos internacionales. MásMóvil, si logra la compra de Euskaltel, aspiraría a convertirse en el tercer operador en España. Euskaltel había logrado con la incorporación de Virgin Telco un crecimiento muy importante en los últimos meses que le había permitido alcanzar los 823.000 clientes

Impacto en Euskadi

El movimiento no solo descoloca al sector en España, donde el mercado daba por descontado una fusión con Vodafone, en el País Vasco las consecuencias de la operación generarán también numerosos efectos que van a obligar a muchos actores a reubicarse si es que sigue adelante. Por un lado, Guuk, el proyecto que lanzó el pasado año MásMóvil junto a Dominion para poner en marcha una nueva compañía de telefonía, internet y servicios en Euskadi. El proyecto que dirige Juanan Goñi quedaría frente a un escenario que obligaría a realizar movimientos. En la compañía, además entraron recientemente Elkargi, con un 5% de la compañía, y Caja Rural de Navarra con un 10%. 

Pero, además, otra de las cuestiones que siempre ha rondado a Euskaltel volverá a situarse encima de la mesa, se trata del arraigo de la empresa. Una cuestión que ha llegado incluso al Parlamento vasco que ha exigido que la compañía naranja tenga siempre esa relación con el País Vasco que vaya más allá de la sede social. Si, como ha anunciado MásMóvil, hay un acuerdo para que Kutxabank venda las acciones se perdería también la presencia de la entidad financiera que funcionaba como seguro para el arraigo. 

Inversión para la fibra

Este movimiento llega además justo cuando estaba pendiente el anuncio del socio que iba a entrar con Euskaltel en su sociedad, FibreCo, para gestionar su red de fibra. En la presentación de resultados de la compañía se adelantó que el anuncio del socio era inminente. La red de fibra es uno de los principales activos de Euskaltel y llega a más de 2,4 millones de hogares, en su mayoría en Euskadi, pero también en Galicia y Asturias. Para la operación la compañía diseñó un plan para crear una sociedad, FibreCo, con un socio que entraría con el 49% y en el que se apoyaría para afrontar la inversión necesaria para renovar esta red de fibra para que sea óptima en su explotación. Y es que está compuesta de fibra en su trazado base, pero ha de modernizarse el cableado desde el tronco general al punto de conexión de la mitad de sus hogares, lo que suone 1,4 millones de puntos pendientes. Esta operación requiere una inversión estimada en unos 360 millones de euros. El plan, ahora, deberá ser revisado por MásMóvil.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído