Pásate al MODO AHORRO

Idoia Mendia reclama "diálogo social" a Mercedes ante el estancamiento de su convenio

La vicelehendakari se reúne con el director de la planta de Mercedes en Euskadi, Emilio Titos, en un momento clave para la fábrica que afronta inversiones estratégicas para el futuro

Imagen de su planta en Vitoria / Mercedes
Imagen de su planta en Vitoria / Mercedes

La vicelehendakari y consejera de Trabajo y Empleo, Idoia Mendia, ha reivindicado ante los responsables de la planta de Mercedes en Euskadi la "importancia del diálogo social y de la negociación colectiva". Se trata de un mensaje que llega justo en un momento de especial tensión entre la dirección de la fábrica alemana en Vitoria y los sindicatos que negocian la renovación del convenio de una instalación que, con sus más 5.000 trabajadores, es la que más empleados tiene en Euskadi. El director de la planta de Mercedes en Vitoria, Emilio Titos, trasladó el pasado mes de abril a los sindicatos que el acuerdo del convenio tenía que alcanzarse en este mes de junio y derivó la negociación a contactos bilaterales con los representantes de los trabajadores. 

Dentro de la ronda de contactos con agentes económicos y sociales que está manteniendo la vicelehendakari Mendia se ha reunido con el responsable de Mercedes en Euskadi, Emilio Titos, el director de Recursos Humanos, Rodrigo Navarro, y la jefa del departamento de Productividad y Desarrollo, Urtza Llona. La número tres del gobierno de Urkullu ha señalado que se trata de "una de las principales industrias vascas" en un momento de "gran inestabilidad" en el sector de la automoción en todo el mundo. Por ello ha insistido en que es fundamental para "numerosas oportunidades de empleo" y ha apostado por "la negociación colectiva y la concertación como las mejores herramientas para resolver los problemas que presenta la crisis actual".

Negociación del Convenio atascada

Este año han comenzado las negociaciones para el convenio en un momento clave para Mercedes que debe aclarar cuanto antes los costes de producción, al menos los derivados de la plantilla, en los que incurrirá la planta de Mercedes en Euskadi. Y es que Mercedes afronta un proceso muy grande de transformación que pasa por un plan de inversiones en la fábrica que alcanza los 800 millones de euros, pero en el que también el tiempo apremia. Las nuevas regulaciones europeas, los Fondos de la UE y la revolución que pueden generar sobre la movilidad hacen que sea necesario tener los cálculos hechos para poder adaptarse lo más rápido posible al nuevo escenario. 

Las nuevas necesidades de producción de Daimler pasan por la incorporación de una nueva furgoneta, con una plataforma diferente y que permite la construcción de un vehículo diseñado íntegramente eléctrico. Una furgoneta que debería poder convivir en las cadenas de de montaje con la actual VS20 que, de momento se prolonga otros tres años, retrasando el modelo de la VS21. 

El comité de empresa Mercedes dio por rota la negociación del convenio colectivo. Desde los sindicatos trasladan que la empresa ha rechazado las dos propuestas presentadas por ellos argumentando que son "inasumibles". La presentada en marzo por ELA, LAB, CCOO y ESK, planteaba reducir la jornada laboralsubir los salarios un 2,5 % anual y mejorar la retribución en caso de incapacidad temporal. Aseguran que "no se han dignado ni a hablar de los diferentes puntos" y que la empresa ha dejado abierta "la puerta trasera" a la negociación de aquellos sindicatos que quieran y estén enteresados en "negociar sobre sus pilares".

Cifras récord de producción y empleo

En lo que llevamos de año Mercedes ha revisado al alza su plan de trabajo aumentando en 17.100 furgonetas las que espera construir en Vitoria y haciendo una cifra total para este 2021 de 148.600, un volumen que se acerca a la producción récord de 2017, cuando se construyeron 150.250 unidades. El único riesgo es el de la falta de semiconductores y materiales eléctricos. Los chips, que escasean en el mercado internacional, afectan directamente a la automoción y condicionan los planes de crecimiento. El pasado 25 de mayo, la planta de Vitoria tuvo que parar la producción durante toda la jornada

Las necesidades de producción han activado en este mes el turno de noche a pleno rendimiento. Además, será necesario contar con 750 trabajadores. Para reunir este grupo se buscará recuperar a 400 personas de las que salieron en el último ajuste de plantilla de final de año y cuya vuelta se anunció en febrero. Ahora, además se incorporará a 350 nuevos empleados eventuales. Con lo que la plantilla superará de nuevo los 5.000 trabajadores en cifras récord de producción y empleo para la planta. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados