Pásate al MODO AHORRO

Mercedes para la producción una semana por la falta de semiconductores

La fábrica de Vitoria acumula varias semanas con problemas de abastecimiento que hacen inevitable reducir la fabricación, mientras que Daimler aplicará un ERTE en dos de sus fábricas de Alemania

Trabajadores de la planta de Mercedes-Benz de Vitoria. / EP
Trabajadores de la planta de Mercedes-Benz de Vitoria. / EP

A pesar de todos los esfuerzos en logística que viene realizando Mercedes en su fábrica de Euskadi, la falta de materiales eléctricos como semiconductores y chips sigue afectando a la producción. La situación obligará a reducir la producción de la planta de Vitoria que hasta ahora había conseguido mantener un ritmo de fabricación diaria cercana a las 600 unidades. La dirección comunicará el paro de la planta durante una semana en una reunión con los representantes de los trabajadores. El miércoles Daimler ha anunciado la aplicación de un ERTE en dos de sus fábricas en Alemania, en Rastatt (Baden-Wurtemberg) y Bremen. 

La situación no ha podido extenderse más y, a pesar de que la fábrica de Daimler había logrado mantener hasta ahora la producción sin mayores alteraciones, salvo el paro del 25 de mayo. Los equipos de logística y compras están realizando un esfuerzo diario ampliando el rango de proveedores, creando nuevas licitaciones y adaptando la producción a los dispositivos disponibles sin perder los objetivos de fabricación. Y es que este año Mercedes ha elevado la fabricación de furgonetas hasta las casi 150.000 unidades, muy por encima de las 130.000 que figuraban en la previsión al principio del año. Los dispositivos electrónicos están fallando de forma alternativa y son complementos para distintas partes y funciones: desde las cámaras para facilitar el aparcamiento, hasta el control de dispositivos como la bomba de agua. Son condicionantes que "obligan a ordenar la producción día a día". 

Importante stock de furgonetas sin terminar

Desde hace semanas un porcentaje importante de las furgonetas fabricadas se guardan con la falta de instalación de algún componente. Se acumulan en la explanada de la fábrica a la espera de la llegada de las piezas pendientes para volver a ser introducidas en la línea final de la cadena de montaje. Pero los problemas con los componentes electrónicos que provienen principalmente de Asia sigue sin resolverse, más bien todo lo contrario. Comenzaron a sentirse en el sector de la automoción en Europa desde el pasado otoño, con graves problemas en las fábricas españolas de Seat en Martotell (Barcelona) o de Ford en Almufasses (Valencia). Recientemente la fábrica de Vigo de Citroën y Peugeot, así como la de Volkswagen en Pamplona. 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados