Pásate al MODO AHORRO

Mercedes vuelve a ajustar la producción con una rebaja de casi 3.000 furgonetas

La fábrica de Daimler en Euskadi sigue acusando la falta de chips semiconductores y con este nuevo ajuste acumula un recorte de 10.000 unidades sobre la previsión realizada para este año

Cadena de montaje de la fábrica de Mercedes en Vitoria. / Mercedes
Cadena de montaje de la fábrica de Mercedes en Vitoria. / Mercedes

La factoría de Mercedes en Vitoria parará su producción la próxima semana al completo, del lunes 30 de agosto al viernes 5 de septiembre, y lo hará en sus tres turnos de producción. Este parón, el mayor hasta el momento, afectará a los cerca de 5.000 empleados. La duración de esta nueva parada supone que la empresa aplicará el ERTE que ya había acordado con los trabajadores, que recibirán el 80% del salario. Esto repercute directamente en la producción, que se verá aún más mermada con 2.840 furgonetas que dejarán de fabricarse. Por tanto, la cifra total pasará de las 141.000 fijadas el pasado mes de julio, a algo más de 138.000. Unas cifras que no se veían desde 2016 y que se siguen alejando de las casi 150.000 que se habían anunciado para este año y que suponía llevar la capacidad de la fábrica a niveles de récord y que iban a permitir aumentar el empleo en 400 trabajadores más. 

La incertidumbre es la tónica con la que viene conviviendo Mercedes por este problema de suministro y que le está llevando a analizar la situación casi día a día. Todo eso, a pesar de los esfuerzos de gestión en la logística de materiales que está realizando la planta alavesa y que están siendo muy valorados desde Stuttgart desde donde la dirección de la multinacional ha priorizado la planta de Euskadi para el envío de la mayor cantidad posible de semiconductores electrónicos.

Las más de 5.000 personas en plantilla de Mercedes Benz en Vitoria comenzaron su actividad el lunes, día 23, tras permanecer de 'vacaciones' desde el pasado 29 de julio, y lo único que tienen seguro es "que está garantizada la carga de trabajo para una semana". Este nuevo recorte se suma al anunciado a principios de verano y que obligaba a recortar la producción, pasando de las 148.600 furgonetas a 141.000.  El nuevo ajuste anunciado hoy deja la cifra definitiva en 138.000 para este 2021.

La inestabilidad actual ha forzado un ERTE de 30 días para lo que queda de año con el que la dirección de la fábrica podrá jugar ante nuevos paros por la falta de suministros. Actualmente, la bolsa de horas de la plantilla cuenta todavía con 4 días que amortizar para posibles suspensiones de actividad, pero no serán suficientes ante el escenario de falta de materias primas. El ERTE fue ratificado el mes de julio, aunque sin el apoyo de ELA, LAB y ESK.

La crisis generada por la falta de semiconductores está afectado a todo el sector de la automoción. Los grandes fabricantes de coches, integrados en Anfac, ya han advertido de que los problemas de abastecimiento seguirán presentes al menos hasta el primer semestre de 2022. Los problemas con estos componentes comenzaron a sentirse en el sector de la automoción en Europa desde el pasado otoño, con graves problemas en las fábricas españolas de Seat en Martotell (Barcelona) o de Ford en Almufasses (Valencia). Recientemente la fábrica de Vigo de Citroën y Peugeot, así como la de Volkswagen en Pamplona. Audi también está acusando esta problemática y anunció la semana pasada un ERTE para sus 10.000 trabajadores en dos de sus fábricas germanas.

El último estudio publicado por la consultora suiza Euler Hermes (EH) para la aseguradora Allianz, desvela que la falta de chips está provocando un desajuste entre la oferta y la demanda automotriz. Esto crea una oportunidad única para que los fabricantes de automóviles suban los precios entre un 3% y un 6%

Archivado en:

Destacados