Pásate al MODO AHORRO

Mercedes pide al Gobierno que "haga sus deberes" y acelere las infraestructuras de recarga eléctrica

El presidente de la compañía en España, Roland Schell, considera que si los políticos nos piden que hagamos eléctricos, ellos se tiene que encargar de dotar al país de una infraestructura suficiente

Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España
Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España

No hay suficiente red de recarga para vehículos eléctricos en España. Así lo ha apuntado el presidente de Mercedes-Benz España, Roland Schell, quien ha pedido al Gobierno y al resto de administraciones que hagan sus "deberes" y "aceleren" la implantación de esta infraestructura, porque no todos los compradores de un eléctrico o un híbrido enchufable tienen un garaje en propiedad para recargarlo.

En un encuentro con la prensa recogido por Efe, Schell ha dicho que, si los políticos nos piden que hagamos eléctricos, ellos se tiene que encargar de dotar al país de una infraestructura suficiente, porque sino "no habrá éxito" en la implantación de esta tecnología. En España hay 9.000 personas trabajando para Mercedes, de las que 5.000 están en la planta de Vitoria. Una planta en la que la dirección acaba de firmar un ERTE, sin acuerdo con los sindicatos, de 30 días hasta junio.

En 2021, Mercedes-Benz vendía en España 36.107 unidades de las que los híbridos enchufables y eléctricos puros representaron 6.967 unidades. Por ello ha insistido en que, aunque el eléctrico es futuro, en España no hay red de recarga suficiente en las ciudades, cuando en otros países ya la hay. Según datos del Barómetro de Electromovilidad de ANFAC, España está en las últimas posiciones de Europa tanto en presencia de vehículos eléctricos como en puntos de recarga. De los 224.237 puntos de recarga que hay repartidos por Europa, España cuenta con un total de 7.407 puntos, el 3,3 % de la totalidad. Unos datos muy alejados de otros países como Italia, Francia o Países Bajos, un país mucho más pequeño extensión que tiene casi 10 veces más, 66.665 cargadores, el 29,7 %.

Y más concretamente, en Euskadi, el coche eléctrico sigue siendo una de las asignaturas pendientes en los garages. De los 2.086 vehículos matriculados el pasado año, solamente el 2,9% no eran de combustión. Pero aparecen datos que empiezan a dar síntomas de un cambio en la tendencia. Así, el Plan Moves III que ofrece una subvención de 7.000 euros por la compra de vehículo eléctrico, ha recibido hasta enero 957 solicitudes, lo que supone ya el 63% de las 1.500 que esperaba el Gobierno vasco. 

Para las instalaciones de puntos de recarga las solicitudes recibidas en el EVE hasta enero han sido 576. Se trata de unas infraestructuras en las que el País Vasco sí que necesita avanzar. Según un estudio elaborado por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) y la patronal de los concesionarios (Faconauto) se necesitan en Euskadi un mínimo de 14.987 puntos de recarga de acceso público para vehículos eléctricos en 2030, frente a los 443 puntos con que cuenta en la actualidad. Se trata de un esfuerzo que supone multiplicar por 30 los puntos disponibles actualmente.

Esta falta de insfraestructuras, está haciendo, junto a la falta de semiconductores, que España no reciba todos los vehículos que se piden para el mercado nacional. Como ejemplo el presidente ha destacado que más del 50 % de la producción asignada a España por Mercedes-Benz, a día de hoy, ya está vendida.

Apuesta de Mercedes por el vehículo eléctrico

Esto coincide en paralelo con la apuesta de Mercedes por el coche eléctrico. A principios de diciembre, la dirección de Mercedes en Alemania aprobaba la apuesta eléctrica de la compañía y las inversiones necesarias para avanzar el coche eléctrico. Tras los cambios normativos de la Unión Europea, Daimler ha aprobado su plan de inversiones para avanzar decididamente hacia la digitalización de sus furgonetas y vehículos. Así, el consejo de supervisión ha dado luz verde a una inversión de 60.000 millones para ejecutar entre 2022 y 2026 en sus diferentes plantas.

Según confirmaban fuentes de la compañía a 'Crónica Vasca' la apuesta supone que la marca de lujo se va a concentrar en tener una "posición de liderazgo" en los motores eléctricos y en el software del vehículo. Esta plan afecta de lleno a la planta de Mercedes en Euskadi que afronta una ampliación con una inversión inicial de cerca de 800 millones de euros y que centrará parte de su trabajo compatibilizar su línea de montaje con la variante eléctrica y con el objetivo de adjudicarse la construcción del nuevo vehículo.

Recuperar la normalidad en verano

La crisis de los semiconductores lleva meses impactando sobre el sector de la automoción y Mercedes, en Vitoria, lo está sufriendo con diversos parones de producción y un reciente ERTE. No obstante, Roland Schell se ha mostrado optimista y espera que la situación mejore "día a día". "A partir del verano creo que podemos volver a un ritmo más normal de la producción y satisfacer a nuestros clientes", ha añadido, aunque ha precisado que todo dependerá de cómo evolucione el covid según ha recogido Efe.

Solucionar la dependencia que tiene Europa con los semiconductores es algo que está sobre la mesa. Precisamente, la Unión Europea ha anunciado esta semana un plan inversor de más de 43.000 millones que tiene como meta alcanzar para 2030 el 20% de la producción mundial de chips, doblando el nivel actual del 10%. Sin embargo, el presidente de Mercedes España considera que el exceso de regulación normativo en toda Europa, también en España, no favorece el desarrollo tecnológico en el Viejo Continente, "no hay competición".

Destacados