Pásate al MODO AHORRO

Mercedes recorta la producción en 7.600 unidades y reduce el turno de noche

La falta de componentes ha llevado a la empresa a tener que aplicar un ERTE de 30 días laborables hasta final de año

Trabajadores de la planta de Mercedes-Benz de Vitoria. / EP
Trabajadores de la planta de Mercedes-Benz de Vitoria. / EP

Mercedes ha comunicado el recorte de su producción en 7.599 unidades. De esta manera, las estimaciones se reducen de las 148.600 comunicadas el 22 de abril a las 141.000 estimadas ahora de las furgonetas modelo Vito y Clase. Como consecuencia de la diferencia de capacidad productiva existente en la actualidad entre los tres sectores productivos, pintura y montaje bruto y final,  la Dirección ha tomado la decisión de reducir media hora la duración del turno de noche únicamente en el sector de Montaje Final, al objeto de alcanzar el volumen diario de producción comprometido con nuestros clientes.

Por lo tanto, con la reducción de la duración de la jornada de trabajo del turno de noche en el sector de Montaje pasará de 8,00 horas a 7 horas y 30 minutos, a partir del próximo lunes 5 de julio de 2021. Los operarios de ese turno trabajarán de diez de la noche a cinco y media de la mañana.

Hace una semana, Mercedes comunicaba que esta situación les forzaba a abrir un proceso de consultas para aplicar un ERTE. La empresas ha convocado a los sindicatos hoy para la negociación y ya les ha presentado una primera propuesta con una duración de treinta días laborables hasta el 31 de diciembre. Finalmente se ha logrado un acuerdo aunque sin el apoyo de ELA, LAB y ESK. 

No obstante, miembros de ELA del comité de empresa, apuntan a 'Crónica Vasca' que "el ERTE no puede ser una medida de flexibilidad más, es una medida considerada traumática para situaciones de crisis y entendemos que hay otras medidas que tomar antes de llegar a él. No olvidemos que estamos en 141.000 unidades y todavía hay 8 días en la cuenta de referencia".

La falta de elementos electrónicos, chips y semiconductores no hace más que traer quebraderos de cabeza a Mercedes y a todo el sector de la automoción en general. Fueron varios los avisos hasta que, finalmente, el pasado 17 de junio, la empresa comunicaba a sus empleados que la producción en la planta de Vitoria se paraba durante una semana, del 21 al 26 de junio. Hace unas horas, la compañía anunciaba que la actividad volverá el próximo lunes pero anuncia que planteará un ERTE si no resuelve la crisis de los chips. Cosa que parece bastante improbable ya que, las mejores previsiones, calculan que esta no llegará hasta principios de 2022. La posibilidad de nuevos parones sigue sobrevolando sobre la multinacional alemana y sobre sus proveedoras.

"La actual situación crítica de la cadena de suministro derivada de la falta de disponibilidad en el mercado de semiconductores, nos obliga a gestionar la toma de decisiones de acuerdo a la alta incertidumbre existente, y la falta de visibilidad a corto plazo", ha explicado la dirección de la empresa en el comunicado que hacía llegar a los trabajadores hace una semana cuando hacía público el ERTE. Fuentes de la compañía confirman a 'Crónica Vasca' que esta situación les obliga a ir planificando la producción "semana a semana". La factoría alemana y diversos expertos, no divisan el horizonte de la solución a este problema hasta el primer semestre de 2022.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados