Pásate al MODO AHORRO

Mercedes se plantea su salida de la Fundación Laboral San Prudencio

La compañía plantea cambiar el destino de la aportación que hace por cada trabajador a la entidad de Responsabilidad Social Empresarial (RSE)

Director General de la planta de Mercedes de Vitoria, Emilio Titos / Mercedes
Director General de la planta de Mercedes de Vitoria, Emilio Titos / Mercedes

Mercedes ha iniciado movimientos para avanzar su salida de la Fundación Laboral San Prudencio. La operación dejaría a la entidad vasca líder en el desarrollo de la RSE (Responsabilidad Social Empresarial) sin uno de los socios referente de la industria. En la Fundación Laboral San Prudencio participan actualmente cerca de 400 empresas que acogen a 30.000 trabajadores por lo que la salida de Mercedes tendría una consecuencia más cualitativa que cuantitativa. La fábrica alemana dirigida por Emilio Titos dejaría de aportar a la Fundación cerca de 90 euros anuales por cada uno de sus más de 4.500 trabajadores y así lo va a trasladar a la parte social en la actual renovación del Convenio que acaba de iniciarse.

La Fundación Laboral San Prudencio es una iniciativa casi exclusiva de Álava y que se ha convertido en un caso único. Una entidad que desde hace 50 años une a empresas, representación de los trabajadores y administraciones públicas en el desarrollo de diferentes actividades de servicio a los empleados y a las compañías que van desde la gestión de prevención de riesgos laborales, bolsas de empleo, formación, hasta descuentos y asistencia para los gastos de los trabajadores.

La cuestión es que Euskadi, en este caso Álava, fue pionera porque hace 50 años este tipo de servicios eran excepcionales en el mundo empresarial, ya que ni desde la Administración, ni desde las asociaciones patronales se impulsaban. Pero ahora, las líneas que los desarrollan se multiplican desde un avance legislativo que los hace obligatorios y desde la acción institucionalizada de otras entidades como Cámaras de Comercio o patronales. Un escenario en el que muchas empresas empiezan a considerar excesivo y demasiado diversificado el coste derivado a este tipo de servicios. Y es que no es la primera vez que surge, desde algunas empresas, la duda sobre mantener este gasto en el caso de la Fundación, planteamiento recurrente en un escenario de crisis y reducción de ingresos.

En el caso de Mercedes, la cuantía se acercaría al medio millón de euros, resultado de la suma de las aportaciones por cada empleado que viene estipulada en el convenio y que, en su artículo 65 establece que “la empresa continuará abonando las cuotas que fije la Dirección de la Fundación Laboral”​. Mercedes va a plantear en las actuales negociaciones del convenio retirar esta aportación a la Fundación, aunque deberá acordar con los sindicatos las alternativas.

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados