Pásate al MODO AHORRO

Mercedes salva la actividad hasta octubre, asumiendo que no alcanzará la producción prevista

Los esfuerzos logísticos de la planta alavesa y cierta recuperación de los envíos desde Malasia han permitido reabrir esta semana la producción y mantenerla, al menos, otra más

Planta de Mercedes en Vitoria / CV
Planta de Mercedes en Vitoria / CV

La fábrica más grande de Euskadi, la planta de Mercedes en Vitoria, salva otra semana más la producción y lo hará durante seis días. La dirección ha comunicado al comité que para la próxima semana trabajarán de lunes a sábado gracias a la llegada de semiconductores que garantizan el trabajo para esos días. La dirección de la factoría también ha ampliado en media hora de trabajo en el turno de noche en las líneas de pintura y montaje. Desde los sindicatos apuntan que, para las semanas posteriores, no les han confirmado nada por el momento. No obstante, lo que se les ha transmitido a estos representantes es que la idea es producir lo máximo que se pueda, sin una revisión del programa, aunque asumen que este no será el último oficial y el número de unidades producidas para este año tendrá que ajustarse.

Los esfuerzos logísticos de la planta alavesa y cierta recuperación de los envíos desde Malasia han permitido reabrir esta semana la producción y mantenerla al menos, otra más. Y es que la falta de los chips que afectan al sistema de frenado de las furgonetas hacían imposible tener en marcha la cadena montaje. Durante las pasadas semana se ha tratado de ir dando salida al 'stock' de vehículos que se aguardaban en las explanadas de la fábrica. En total han sido unas 5.000 furgonetas, que tenían pendiente la instalación de algunos de estos dispositivos, a las que se ha dado salida para poder entregar a sus compradores. 

La previsiones de la empresa van mermando cada semana y ya ha pasado de las 148.600 unidades de las que se hablaba en abril, a las 134.500. Puede que incluso sean menos. Según sabía 'Crónica Vasca, en las comunicaciones que hay entre la dirección y los proveedores, ya se habla de un volumen de 125.000, cifra muy similar a la de 2020 con la llegada de la pandemia. 

Mientras tanto, los cerca de 5.000 trabajadores de la planta siguen amortizando días de ERTE, mientras que la situación en la red de la industria auxiliar sigue ofreciendo un panorama de ajustes. Uno de los principales proveedores, Gestamp, amplió la semana pasada su ERTE otros 22 días

La crisis está impactando en todo el sector de la automoción y del metal en Euskadi por el parón que está suponiendo la falta de este suministro. Un conjunto de empresas en las que trabajan 40.000 empleados y en las que el ERTE es ya algo cotidiano. También, Michelin, otro gigante que depende de la automoción ha confirmado a 'Crónica Vasca' que prevé un "final de año complicado" y que la tónica se mantenga en esa línea. 

Este problema de suministros está afectando a toda la automoción europea que, además, ve más lejana la solución del problema. El comisario de Comercio Interior de la UE, Thierry Breton, anunciaba la semana pasada que la normalización no llegará antes de 2023. Por su parte, desde el Gobierno de España, prometen soluciones "a corto plazo". La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha recordado que la Comisión Europea tiene planes para poder elevar la producción europea de semiconductores del 10 al 20 % y reducir así el problema "problema de soberanía tecnológica" en Europa, que "requiere apoyo público" e "inversión importante".

Destacados