Pásate al MODO AHORRO

Nuria Lekue: "Las gasolineras no ganamos más cuando sube el precio del combustible, nos perjudica"

La recién elegida presidenta de las Estaciones de Servicio de Bizkaia pide una bajada de impuestos de los carburantes como se ha hecho para la luz y ayudas para un sector que se considera el "pagano" de la transición energética

Nuria Lekue, presidenta de las Estaciones de Servicio de Bizkaia (Estaserbi). / CV
Nuria Lekue, presidenta de las Estaciones de Servicio de Bizkaia (Estaserbi). / CV

Nuria Lekue acaba de ser elegida presidenta de la Asociación de Estaciones de Servicio de Bizkaia (Estaserbi) en un momento que califica de "muy complicado" para el sector. Después de una confinamiento en las que las ventas de combustible cayeron en picado, actualmente están todavía un 25% por debajo de las de 2019. Las empresas piden bajar los impuestos sobre los carburantes, como se ha hecho con la luz, y ayudas para afrontar la transición energética de la que se  consideran los paganos. "Necesitamos ayudas de las administraciones porque la transición energética tiene un coste y no puede ser de la noche a la mañana", dice.

Acaba de llegar a la presidencia de las estaciones de servicio de Bizkaia. ¿Cómo está el sector en estos momentos?

Está en una situación muy complicada. Hay que tener en cuenta que la mayoría del sector está compuesto por pymes. Aunque veamos una estación de servicio que está abanderada por una gran petrolera, Repsol, Cepsa,...lo normal es que por debajo haya una pyme y eso es bueno que se sepa. En cuanto a la situación del sector, si en  2007 la ventas medias por estaciones de servicio eran de 3,5 millones de litros, en 2019 fuero de 2,2  millones y en 2020, que es un año que espero que sea muy atípico, de 1,85 millones de litros.

¿Han conseguido recuperarse de esa caída durante el parón del confinamiento?

Ya digo que espero que 2020 sea un año atípico por la pandemia, porque la situación ha sido catastrófica. Y no sólo porque en plena pandemia llegamos a caer en algunos momentos un 97% sino porque las ventas totales de 2020 son las equivalentes en gasóleo a 2002, y en gasolina a 1973, cuando la crisis del petróleo. Ha sido un año muy complicado. Pero además, las estaciones de servicio fuimos declaradas servicios esenciales, con la obligación de estar abiertos Y así lo hicimos y con mucho gusto, ayudando todo lo posible a que fuera posible la movilidad. Sin embargo, eso luego nos ha visto acompañado con una serie de medidas que hubiesen podido ayudarnos a recuperarnos, porque hemos tenido dificultades para acceder a ERTEs por fuerza mayor, porque nuestro CENAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas) no se ha visto incluido en la exoneración de cuotas a la Seguridad social, porque cuando ha llegado la vacunación para los esenciales ahí ya no se nos ha considerado esenciales...incluso se nos ha dejado fuera del decreto de marzo de 2021 que habla de las medidas de apoyo para la solvencia para la empresarial de sectores afectados por Covid, aunque sí hay que decir que el Gobierno vasco nos ha incluido en su ampliación. Está muy bien que fuéramos esenciales, pero lo que no nos parece bien es que seamos considerados esenciales para una cosa y que no seamos considerados esenciales para otras. Así que recuperación difícil.

En estos momentos los precios de los carburantes están por las nubes. ¿Eso a ustedes no les beneficia?

Al contrario de lo que la gente se puede pensar, este es un sector que necesita mucho volumen de venta porque tiene un margen unitario muy bajo, y para cubrir los gastos fijos necesita mucha venta. Así que la situación está complicada. Es importante que se sepa y se transmita que las estaciones de servicio somos las grandes perjudicadas cuándo sube el precio del combustible, porque cuanto más bajo está el precio de venta, vendemos más. No ganamos más cuando suben los precios, es justamente lo contrario. Primero  porque las estaciones de servicio no tenemos un pozo de petróleo debajo de nuestras instalaciones. Tenemos que comprar esa materia prima que tiene una cotización internacional y la cotización del barril de Brent ha subido en el último año un 460 %. En abril de 2020 estaba 15$ y ahora está a 75$ con lo cual cuesta 5 veces más que lo que costaba hace un año. Los combustibles han subido alrededor de un 25%, creo que la gasolina un 26 y el gasóleo un 23,8%, pero hay  recordar que la mitad de lo que se paga ahora por los carburantes son impuestos.

Fuimos considerados esenciales para estar abiertos en el confinamiento, pero dejamos de ser esenciales para las ayudas, para las vacunas...

 

¿Y creen que esos impuestos van a bajar como ha pasado con el precio de la luz, o que van a seguir subiendo? Porque se habla de impuestos al diésel.

Parece que los combustibles sean una vaca que haya que ordenar y creo que no es la vía. Hay que tener en cuenta que se quiere subir el precio del diesel cuándo es el combustible que utilizan por ejemplo muchos transportistas o familias con menor poder adquisitivo así que todavía vamos a ir a peor. Desde la Confederación de empresarios de estaciones de servicio (CES) de la que soy también vocal, hemos solicitado en este momento de tanta necesidad de reactivación de la economía una bajada de impuestos por ejemplo del IVA del 21 al 10% cómo se ha hecho con la luz esto nos llevaría a un ahorro de entre 6 o 7€ por depósito de media y permitiría despegar el consumo. Ahora las ventas que tenemos están un 25% por debajo de las de 2019. No de 2020 sino de 2019, y está medida ayudaría recaudar 840 millones más con lo que se ayudaría a todas las partes. Al consumidor, que tendría dinero directo en su bolsillo, a nosotros, que venderíamos más y a  las arcas públicas con una mayor recaudación. 

¿Han tenido algún contacto con el Gobierno en este sentido?

Se les ha solicitado pero no estamos llegando a consensuar el tema. Ellos quieren tirar por la vía de subir los impuestos. De hecho ya en los últimos presupuestos se quería meter el impuestos al diésel que finalmente decayó por una enmienda del PNV. Pero no por subir más impuestos vas a llegar a un mejor resultado. Y ahora lo que necesitamos es  salir de esta pandemia tan horrible.

Los posibles impuestos al diésel se enmarcan en el camino a la transición energética. ¿Las estaciones de servicio se consideran las paganas de esa transición?

Nosotros apoyamos totalmente esta transición a cero emisiones, pero hay que tener en cuenta que eso tiene un coste. Y además, e importantísimo no olvidarnos del principio de neutralidad tecnológica. Se está tendiendo en muchas ocasiones a igualar descarbonización con electrificación y yo creo que eso no es correcto. No tenemos una bola de cristal para ver el futuro pero pensamos que el futuro será un mix energético. No va a ser únicamente eléctrico. Por eso creo que hay que recorrer el camino con todas esas energías alternativas que están a nuestra disposición y que nos ayudan a ir reduciendo las emisiones. Habrá que hablar del gas licuado del petróleo, el gas natural, del hidrógeno. Creo que es un error centrarnos y focalizar solamente en lo eléctrico. Y a nuestro sector se le grava ahora con el fondo de eficiencia energética por el que este año las petroleras tienen que pagar más de 100 millones. Además, se está tramitando en el Congreso el fondo nacional de sostenibilidad del sistema eléctrico qué es un impuesto que han puesto para financiar las renovables que también se va a cargar sobre las petroleras y las gasistas y yo creo que lo que hay que tener en cuenta es que las petroleras también están poniendo en marcha y trabajando ecocombustibles bajos en carbono. Y se habla mucho del coche eléctrico pero no de dónde va a salir esa electricidad para cargar los coches y tampoco de la contaminación que va a producir esa fabricación los materiales las baterías ni de qué va a ocurrir cuando acabe la vida útil de esa batería. Aquí todavía queda mucho camino por recorrer.

La mitad del precio de los carburantes son impuestos, el IVA debería bajar del 21 al 10% como se ha hecho con la luz


 

Las  estaciones de servicio están preparadas para llevar a cabo la reconversión que será necesaria para afrontar la llegada de nuevas energías?

El tema es que para apostar por todas estas energías alternativas ahora mismo las inversiones son deficitarias. Es un poco el tema de qué es antes el huevo o la gallina. Si no hay demanda de una energía parece que no hay inversiones para esa energía y si no hay dónde repostar esa energía, no se venden los vehículos. Todo tiene que estar unido, por eso creo que hace falta una apuesta importante con ayudas de las administraciones públicas para impulsar este desarrollo. Las estaciones de servicio estamos ya muy implicadas en esto, con postes de recarga,  placas solares fotovoltaicas en las marquesinas... pero esto tiene un coste y necesitamos ayudas.Si queremos un futuro más verde obviamente de alguna forma lo tendremos que financiar porque tendremos que ser conscientes de que eso no puede ser al mismo precio y de la noche a la mañana.  

¿Esperan ayudas relacionadas con los fondos europeos?

Hemos presentado diferentes manifestaciones de interés cuando han salido en los distintos ministerios tanto en el tema de hidrógeno como de otras soluciones alternativas a la movilidad. Ahora hay que ver cómo se plasma porque creo que aquí hay bastante incertidumbre sobre cómo van a llegar cómo se van a repartir habrá que verlo estamos en ello pero habrá que esperar y ver un poco cómo se viste todo. Lo que queremos es que hay ayudas directas para poder salir 

 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados