Pásate al MODO AHORRO

La pandemia estanca el crecimiento de los centros comerciales en Euskadi que da señales de robustez

Los centros comerciales vascos muestran resiliencia ante una estrepitosa caída en ventas y un cambio en los hábitos de consumo

El Boulevard de Vitoria
El Boulevard de Vitoria

El cierre de establecimientos y restricciones de movilidad han afectado, y lo siguen haciendo, a innumerables sectores y comercios que todavía toman decisiones en un marco de constante incertidumbre. Los centros comerciales, por lo general espacios cerrados condicionados por picos de afluencia, son uno de los grandes afectados por las medidas contra el covid-19 que han derivado a nivel global en una estrepitosa caída en ventas y devaluación de activos inmobiliarios que se suman a una profunda transformación debido a los cambios en los hábitos de consumo. A día de hoy, en Euskadi los 26 centros comerciales suman en conjunto una Superficie Bruta Alquilable (SBA) de 785.558 m2, reúnen 1.412 locales, de los cuales, más del 80% son menores de 300 m2.

Los centros comerciales vascos representan el 4,8% de la superficie comercial de la comunidad, a la que aportan 357 m2 de SBA por cada 1.000 habitantes, y el 4,6% de los centros existentes en España. Según las estimaciones de la Asociación Española de Centro y Parques Comerciales, actualmente generan empleo a más de 35.000 personas en la Comunidad Autónoma Vasca, casi 3.000 menos que en el año 2019. Aunque sin previsión de nuevas aperturas en Euskadi, la actividad y superficie en los centros comerciales, así como la creación de empleo, venían de un crecimiento sostenido que se ha estancado en 2020, año en el que han estado vacíos casi una cuarta parte de los días laborables. Pese a los cierres ocasionados por las medidas contra el covid-19, limitaciones de aforo y la consecuente caída en ventas, el sector ha dado señales de robustez y resiliencia ante la incertidumbre constante y mantenido una ocupación estable que en muchos centros supera el 90%, según afirman varios centros del territorio.

En el marco covid, cada uno ha trabajado intensamente en la implementación de planes que contemplan un amplio abanico de medidas para maximizar la seguridad del centro. Medidas que han supuesto estrictos protocolos de limpieza y desinfección continua, refuerzo de cartelería, mejora en los sistemas de ventilación, personal extra de vigilancia y control de aforo. En el Centro Comercial Bilbondo, por ejemplo, implementando un sistema de control de aforo en tiempo real que permite garantizar que el centro cumple con todas las exigencias de la normativa vigente. A pesar de los esfuerzos, desde la Asociación Española afirman que "se ha discriminado a los comercios situados en los centros, ocasionando un grave perjuicio a estos, tanto económico como reputacional, quedando en posición de desventaja durante la pandemia". En este aspecto, y muy mayoritariamente, se han alcanzado acuerdos entre propietarios e inquilinos por las restricciones de actividad, "confirmando la dinámica flexible de un sector que se autoregula rápidamente". Dentro del panorama de incertidumbre, el último dato sobre confianza del consumidor muestra algo de luz al final del túnel, con un mayor gasto medio por visitante y desde el sector confían en una rápida recuperación en cuanto la situación sanitaria mejore. 

Cambio de hábitos

Desde el gremio, apuntan además una tendencia hacia el online que fuerza un cambio radical en los hábitos de consumo en los centros comerciales. Antes del año covid, La Asociación Española de Centro y Parques Comerciales cifraba en un 6% la representación del comercio online entre sus asociados. Porcentaje que se ha disparado en los últimos meses. El fenómeno es tangible en los centros comerciales vascos, inmersos en un proceso de digitalización que ha acelerado la pandemia. En el centro comercial Artea, en Bizkaia, inauguraban una nueva aplicación de atención al cliente a través de Whatsapp como muestra de cercanía con el cliente. Desde El Boulevard en Vitoria, por su parte, las visitas a través de Internet han experimentado un importante crecimiento, alcanzando las 240.000 visitas anuales en la web y 50.000 al blog del centro. "Como centro comercial, la clave es trabajar la experiencia de visita, conjugando calidad del servicio, oferta y atención, al mismo tiempo que desarrollamos la estrategia online para estar más cerca de nuestros clientes", señala Amaia Castillo, Gerente de El Boulevard.

La apuesta por un acercamiento vía telemática, sin embargo, resta importancia a la funcionalidad práctica de concentrar un gran número de tiendas en un mismo sitio. Esto conduce a otra de las grandes tendencias de los centros comerciales durante la pandemia que ponen el foco en vender experiencias y no productos. Talleres gastronómicos y encuentros de moda online, promociones, sorteos y gamificación son algunas de las actividades que han podido llevar a cabo desde los diferentes canales en los parques vascos. Los que para muchos se traduce en un mundo post covid donde será menos común ir al centro comercial a comprar ropa o cualquier otro producto y será más común hacerlo para ir al gimnasio, a una academia o, como pasa hoy en día, ir al cine o a un restaurante.  En esta línea, Eduardo Chapa, gerente de Bilbondo, señala haber conseguido manetener la oferta comercial habitual en el centro e incluso incrementarla con las implantaciones de nuevos, rótulos como han sido Ñam restaurantes, Vietnails, Clínicas Beleq, peluquería Fran&Cía y, la más reciente, el servicio de lavandería, Ecolaundry. Por su parte, desde Boulevard prevén acercarse al público "visibilizando, colaborando y apoyando la cultura, el deporte, la enseñanza y las iniciativas sociales de la ciudad en el marco del programa “Somos tu centro; tú, el nuestro”".

Archivado en:

Lo más leído
Destacados