Pásate al MODO AHORRO

El parón de Mercedes coloca a su industria auxiliar a un paso del ERTE

La falta de suministros que ha obligado a parar a la fábrica alemana durante una semana atenaza a los 2.000 trabajadores que están en el parque de proveedores de Mercedes

Trabajadores de Mercedes entran en la planta de Vitoria
Trabajadores de Mercedes entran en la planta de Vitoria

La falta de suministros electrónicos, conocidos como chips y semiconductores, ha parado la actividad de Mercedes la semana del 21 al 26 de junio. No funcionarán los tres turnos de producción que se activaron recientemente para poder fabricar las casi 150.000 furgonetas previstas para este año. De momento, los trabajadores los cerca de 5.000 trabajadores directos de Mercedes cuentan con la bolsa de horas regulada y la cuenta de referencia de su convenio, que traslada cierto colchón. No ocurre así con los más de 2.000 empleados que desarrollan su labor en las empresas subcontratadas por la compañía y que, en su gran mayoría están están ubicados en el conocido parque de proveedores de Mercedes. Estas empresas proveen de servicios logísticos o piezas como las butacas, los salpicaderos o los ejes y dependen directamente de la actividad. Según ha confirmado ´Crónica Vasca´ su aguante se reduce a dos semanas, es decir que tras el paro anunciado por Mercedes, el margen se reduce a siete días antes que recurrir a un ERTE. 

Más de 2.000 trabajadores en la industria auxiliar

Entre las empresas auxiliares de Mercedes se encuentran DHL y Ceva, centradas en tareas de logística; SAS, una de las más afectadas por los componentes electrónicos que hay en los salpicaderos; Benteler, que realiza los ejes de las furgonetas o Lear, que realiza las butacas de los vehículos. El parón de la producción les afecta de lleno y cuentan solo con la bolsa de horas generadas en enero, cuando la producción todavía no estaba a pleno rendimiento. El caso es que no tienen más colchón que dos semanas. Una de ellas casi al completo se consumirá en el paro de producción anunciado entre el 21  y el 26 de junio y la situación no parece que vaya a mejorar en el futuro. La industria de la automoción en Europa está acusando gravemente esta falta de componentes y está generando problemas en las fábricas de Peugueot y Citröen en Vigo, en Pamplona en la factoria de Volkswagen y en las plantas de Ford en Valencia o Seat en Martorell. De hecho, Mercedes ha anunciado sendos ERTEs en sus fábricas alemanas de Rastatt (Baden-Wurtemberg) y Bremen.

No se descartan nuevos paros

El próximo jueves, la dirección de la fábrica de Mercedes en Vitoria anunciará si es necesario o no mantener el parón de la producción por más tiempo, pero las circunstancias no son halagüeñas. Un elemento que hace que la industria auxiliar viva con angustia las siguientes jornadas con la figura de los ERTEs como herramienta extraordinaria con la que hacer frente al parón productivo. De momento, la dirección de Mercedes en su mensaje a la plantilla ha señalado que se mantiene el objetivo de producción para este año, con 148.600 unidades, cerca de las cifras récord de la compañía que están las 150.000 fábricas. 

La automoción atraviesa desde este invierno un grave problema con el abastecimiento de piezas clave para la fabricación de vehículos. Se trata de los semiconductores o chips, sistemas que permiten el correcto funcionamiento de los componentes eléctricos del vehículo. Hasta ahora, Mercedes ha logrado salvar la situación en su fábrica de Vitoria, según han explicado responsables de la planta, gracias a la tarea que los equipos de logística y compras están realizando "en un esfuerzo diario" ampliando el rango de proveedores, creando nuevas licitaciones y "adaptando la producción a los dispositivos disponibles" sin perder los objetivos de fabricación. De hecho, la fábrica vasca de Mercedes es una de las que menos problemas ha tenido con este tipo, a pesar de la parada del pasado 25 de mayo. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados