Pásate al MODO AHORRO

Los pedidos de las plantas vascas de Siemens Gamesa caen un 15%

La compañía reduce el peso de la eólica terrestre, que es el negocio de todas las fábricas vascas, y achaca a sus costes parte de las pérdidas de 637 millones cosechadas en 2021

El consejero delegado de Siemens Gamesa, Andreas Nauen. / Siemens Gamesa
El consejero delegado de Siemens Gamesa, Andreas Nauen. / Siemens Gamesa

Los resultados de Siemens Gamesa siguen evidenciando problemas en la compañía, especialmente para las plantas de fabricación ubicadas en Euskadi y en España. La empresa ha seguido acusando el impacto de la subida de precios en las materias primas y suministros con unas pérdidas en su ejercicio anual de 627 millones de euros, un 32% menos que el año pasado, pero unas cifras que alejan la previsión de recuperar los números negros, sin pérdidas, que se había fijado para 2022. Pero lo peor del cuadro de datos es que los pedidos recibidos en este 2021 han seguido cayendo. La recepción de encargos de fabricación de aerogeneradores ha sido un 17,3% menos en 2022, 2.500 millones menos. Y el sector que más está acusando ese parón es el de la eólica 'onshore' (en tierra), que es precisamente a la que se dedican todas las fábricas vascas y las ubicadas en España. Apoyada en las perspectivas de la eólica marina y en una cartera de pedidos de más de 32.000 millones de euros, la compañía sí mira con optimismo al futuro, teniendo en cuenta el gran crecimiento que se espera de parques eólicos en el mar. 

Pero la cuestión es que el peso de la éolica terrestre sigue cayendo. Los encargos recibidos por Siemens Gamesa este año se han reducido en este punto un 15%, con 4.700 millones de euros. Y, en el global de la cartera de pedidos, pasan del 21% que acumulaba el 'pipe line de la compañía' en 2020 al 19% de los 32.500 millones en este año. En cambio, la eólica marina está ya en el 30%. El sector considera a los molinos terrestres como la tecnología con menos valor añadido de la eólica. Los molinos de tierra han supuesto, además, para Siemens Gamesa uno de los quebraderos de cabeza al que achaca la mayor subida de costes. 

Además, el precio medio de venta de la eólica terrestre acumula una caída del 17% según informa en su Informe de Actividad la compañía. Pasando de los 730.000 euros en 2019 a los 650.000 de 2021. 

Valoración de activos de la antigua Gamesa

La compañía atravesó en mayo una suspensión de su cotización durante una mañana al filtrarse que había encargado una valoración de activos de la antigua filial, Gamesa, que son principalmente los ubicados en España y que se dedican a la eólica terrestre. Además, la empresa ha fijado su apuesta de crecimiento en el Plan Estratégico sobre la eólica offshore (en el mar), con la que esperanza de crecer un 24% anual hasta 2029. Circunstancias que complican las perspectivas de la actividad de las plantas vascas de Siemens Gamesa. Si bien es cierto, que la fábrica de Asteasu, (Gipuzkoa), cuenta con la ventaja de desarrollar los multiplicadores de las grandes turbinas terrestres (5.x), que la empresa mantiene como la principal apuesta de la eólica 'offshore'.

Este verano, Siemens Gamesa, en plena escalada de precios ya adviritió de los problemas que estaba generando la crisis en sus productos de tierra y, en especial, en la fabricación de esta turbina, la 5.X. Una situación que le llevó a trasladar oficialmente a los mercados una corrección de sus previsiones que es la que se ha reproducido en sus resultados este viernes.  

La comañía hispano-germana con sede en Euskadi se apoya en que, a pesar de la ralentización del crecimiento de pedidos, siguen contando con un 'pipe line' (pedidos en cartera) que asciende a más de 32.500 millones de euros. La llegada de los fondos europeos es, además, un acicate que traerá liquidez para desarrollar una gran cantidad de parques eólicos. 

Subida de precios

El consejero delegado de Siemens Gamesa, Andreas Nauen, confirmó este verano que la compañía quiere subir los precios de las turbinas que emplea en los parques eólicos que se instalan en tierra . Es una de las consecuencias del impacto que está teniendo en el sector el incremento de los costes de las materias primas. El máximo dirigente de la empresa vasco-germana con sede en Euskadi ha destacado que hasta ahora estaban vendiendo estos productos a precios fijos, pero ahora quieren revisar esta medida. De hecho, han comenzado ya a introducir coberturas e indexaciones al precio de los suministros en sus contratos de venta. 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados