Pásate al MODO AHORRO

Petronor recupera la plena actividad tras 10 meses de parada en la mitad de sus instalaciones

La refinería paraba la Unidad de Crudo 2, que representa el 40% de la destilación, el 30 de noviembre por la falta de demanda del mercado

Petronor / EP
Petronor / EP

Petronor vuelve a la plena actividad tras diez meses con la Unidad de Crudo 2 de parada. Esta refinería, que supone el 40% de la destilación total de Petronor, se paró el 30 de noviembre de 2020, por la falta de demanda del mercado, derivada de la reducción de la movilidad, con la posterior activación de un ERTE que se levantará el próximo 1 de octubre, según la recordado la refinería vizcaína.

Hasta el momento, la refinería se encontraba con el 40% de su actividad parada por la falta de demanda, una situación que se arrastra desde hace un año y que finalmente llevó a Petronor a plantear un ERTE el pasado mes de mayo para 364 personas sobre una plantilla de 965. Este ERTE ha incluido en toda su jornada a 16 personas, y los 348 trabajadores restantes han reducido su jornada.

La incorporación de nuevo de los trabajadores a su jornada completa se realizará de forma progresiva durante las semanas anteriores a la finalización del ERTE,  conforme a las necesidades productivas, para finalizar la regulación de empleo de forma total el 1 de octubre, según han señalado fuentes de la empresa.

La recuperación de la actividad de Petronor es muy importante para la empresa ya sus trabajadores, pero también por sus repercusiones en el conjunto de la economía vizcaína y vasca. Por ejemplo sobre los tráficos del Puerto de Bilbao, que ha perdido más de un 6% de su tráfico lastrado por el parón de la refinería, o sobre la recaudación de impuestos de la Hacienda de Bizkaia. 

Petronor es la mayor refinería de España con una capacidad productiva de 12 millones de t/año, una producción de la que, en condiciones normales, se exporta algo más de un tercio. Por lo tanto, entre las ventas generadas, las retenciones de IRPF pagadas por los trabajadores y el impuesto sobre sociedades que grava los beneficios, la cuenta fiscal a pagar a Hacienda de la compañía suele ascender en años normales a algo más de 750 millones de euros. El funcionamiento de la planta a un 60% de la capacidad, como se encontraba desde noviembre hasta hoy, hace que la pérdida en recaudación pueda acercarse a los 300 millones de euros

Archivado en:

Destacados