Pásate al MODO AHORRO

Petronor finalizará los ERTE cuando se recupere el mercado de carburantes

La aplicación del expediente de regulación temporal de empleo afecta a un tercio de la plantilla en la fábrica, actualmente "al 60% de su capacidad"

EFE

Petronor Muskiz. /EP
Petronor Muskiz. /EP

Petronor ha señalado que en este momento “no es posible” poner una fecha para la finalización del expediente de regulación temporal de empleo que afecta a parte de la plantilla y ha asegurado que el ERTE concluirá cuando el mercado de carburantes “se recupere”. Según han señalado fuentes de la compañía, la refinería de Petronor tiene parada en la actualidad “el 40% de su actividad de refino” como consecuencia de la situación de mercado derivada de la pandemia y de la paralización de la movilidad “que lentamente se va recuperando”.

Esta situación es la que ha llevado a Petronor, según asegura la empresa, a aplicar un ERTE para una parte de su plantilla que “tiene fecha de finalización al 31 de diciembre” de este año. Petronor ha señalado que “cuando el mercado se recupere y se recupere la actividad, lógicamente el ERTE se acabará”, pero que, en la actual situación, “no es posible a día de hoy ponerle fecha concreta a ese momento”.

La aplicación de ese ERTE, desde el 3 de mayo, afecta a un tercio de la plantilla, unos 354 trabajadores. Situación ligada a la puesta en marcha de su segunda unidad de producción que no espera actividad antes de fin de año. La unidad, que supone el 40% de la producción total de la refinería, llevaría entonces un año inactiva tras la caída de la demanda por la pandemia.

Pérdidas de 140 millones

El descenso de consumo en estaciones de servicio de todo el país superaba el 20%, a lo que se suma el precio medio del barril, 22 dólares menor que en 2019, así como las cifras de almacenamiento de producto en los mercados exteriores, en máximos historicos. La escasa demanda nacional y la de exportación han reducido los márgenes de refino, en Petronor a 3,24 dólares por barril, frente a los 5,50 de 2019.

El año pasado, la petrolífera perdió 140,1 millones de euros frente a los 143 millones de beneficio que logró un año antes de la pandemia, pérdidas que también trae consecuencias para las Haciendas Forales que, solo en 2020 acusaron una caída de 185 millones de euros en la recaudación del impuestos sobre hidrocarburos, uno de los principales contribuyentes del territorio.

Entre las ventas generadas, las retenciones de IRPF pagadas por los trabajadores y el impuesto sobre sociedades que grava los beneficios la cuenta fiscal sobrepasa los 700 millones en un año de actividad normal, por lo que la pérdida de recaudación puede acercarse a los 300 millones de euros con el funcionamiento de la planta al 6'% de su actividad

Archivado en:

Lo más leído
Destacados