Pásate al MODO AHORRO

Petronor produce por primera vez en España biocombustible para aviación

La compañía de Repsol elabora en Euskadi una cantidad de este combustible que emplea residuos equivalente al consumo de 40 vuelos Madrid-Bilbao

Avión en el aeropuerto de Loiu (Bizkaia). / EP
Avión en el aeropuerto de Loiu (Bizkaia). / EP

Petronor ha producido, por primera vez en España a partir de residuos, biocombustible para aviación, conocido como biojet. Estos combustibles se empieza a utilizar en la aviación, donde la electrificación no es viable por el momento. La Comisión Europea ha marcado como objetivo impulsar los combustibles sostenibles para aviación en la Unión Europea alcanzando un uso del 2 % en 2025 y un 63 % en el año 2050.

El lote fabricado en Petronor consta de 5.300 toneladas de combustible y su uso evitará la emisión de 300 toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a 40 vuelos Madrid-Bilbao. Se trata de la tercera producción de biojet en España realizada por Repsol, tras la fabricación de otros dos lotes en las refinerías de Puertollano y Tarragona, a mediados de 2020 y principios de 2021 respectivamente, donde se utilizó biomasa como materia prima.

En el lote fabricado en Petronor se han utilizado, en cambio, residuos como materia prima, integrando así herramientas de economía circular en el proceso. De este modo se mejora la gestión de los residuos, transformándolos en productos de alto valor añadido como los combustibles de baja huella de carbono.

Actualmente Petronor se encuentra inmersa en un importante proceso de transformación, dadas la regulación para abandonar los combustibles fósiles. La compañía ha puesto en marcha también el proyecto del Corredor Vasco del Hidrógeno. Es una de las apuestas estratégicas de Repsol en su transformación para la generación de energía sostenible y que se centra en el hidrógeno como combustible al que abrir un mercado con aplicación en diferentes industrias. La inversión asciende a 1.300 millones de euros hasta 2026 con el objetivo de generar hasta 20.000 toneladas de hidrógeno al año a través de 34 iniciativas. El proyecto va más allá de la construcción de una planta generadora de energía verde con hidrógeno y busca trabajar sobre todos los agentes implicados en todo el proceso creando un relato global que cubra desde la generación verde del combustible hasta su consumo, pasando por la comercialización y la promoción de diferentes usos en la industria y en la automoción.

 

Archivado en:

Destacados